Formación catequistas El Rincón del Catequista
COMIENZAN LAS INSCRIPCIONES A LA CATEQUESIS FAMILIAR, POS-COMUNIÓN, CONFIRMACIÓN Y GRUPOS JUVENILES ASÍS. DEL 13 AL 20 DE SEPTIEMBRE. ¡¡ANÍMATE!! ¡¡TE ESPERAMOS!! ESCRÍBENOS: inmaculadafranciscanos@gmail.com
gadgets para blogger

01 diciembre 2021

II Domingo de Adviento: ¿DESOLACIÓN O ESPERANZA?

 ¿DESOLACIÓN O ESPERANZA?

Por Javier Leoz

Necesitamos, y de una vez por todas, que el paraíso que se nos oferta o

vende, lo podamos alcanzar sin más engaños ni dilación. Pero, cuando

miramos a nuestro alrededor: cuánto profeta –de cuarta y de quinta- que

nos hacen soñar con un olimpo tan inmenso que, cada día que pasa,

sentimos que está más y más lejos.

1.- Bienvenido sea Juan Bautista. Aquel, en cuyos labios, sonaron con fuerza las

Palabras del Señor: “preparad el camino”. Aquel que, no teniendo nada, poseía lo

más importante para seguir adelante: ilusión, esperanza e ideales. Sabía que,

aquello que anunciaba, estaba a punto de cumplirse. Su persuasión, intuición,

radicalidad, capacidad, sobriedad y penitencia habían merecido la pena. Disfrutaba

avanzando por los caminos del Señor y, además, gozaba siendo guía de los

hombres y mujeres que querían encontrarse con el Salvador. ¿Qué era un tanto

extraño? ¡Qué hombre de Dios no es un poco o un tanto original!

Homilía para niños: II Domingo de Adviento-Ciclo C

 Lecturas: Ba 5,1-9 Sal 125 Fp 1,4-6. 8-11 Lc 3,1-6


Baruch: Despójate de tus vestidos y envuélvete en un manto de justicia de Dios, porque Dios contempla a sus hijos gozosos porque se acordó de ellos, y ha ordenado que se abajen los montes y se rellenen los valles, para que Israel camine seguro bajo la gloria de Dios.
Salmo: El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres (Nuestra propia historia)
Filipenses: Dios comenzó en ustedes una obra que se irá perfeccionando hasta el día de la venida de Jesús y esto se traduzca en vosotros en mayor conocimiento y sabiduría para que seáis limpios e irreprochables.
Lucas: Esto ocurrió en (Hechos históricos). La Palabra vino sobre Juan: preparad los caminos del Señor, que los montes se abajen y lo abrupto se allane para recibir al Señor.
Se necesitan:
· Una botella transparente vacía, con dos jarras, una con agua coloreada con azafrán y otra con agua transparente.
· Dos niños, uno gradote y otro más pequeño. El grandote con el cartel de “Juan Bautista” colgando del pecho. El pequeño con otro cartel colgando del pecho que diga “Jesús es amor”. El grandote con una trompetilla o un silbato, que lo va tocando y diciendo: “atended, que Jesús va a pasar, Jesús viene… atiende”. "Cambia y quita los obstáculos que te impiden verlo"
·  tres niños , cada uno con un cartel: “To pa mí” egoísmo, “Soy el chulito” violencia, “no te doy na” Avaricia. Después van a romper ese cartel y tomar otro que dice "Quiero encontrarme con Jesús"

HOMILÍA

1) Estamos en el 2º Dgo. de Adviento…. Que es un tiempo de espera del Señor…. Y por lo tanto de “atención” ( 1º Dgo) para que no nos coja su venida despistados, atontados y adormilados…

Celebracón con niños: II Domingo de Adviento

 

2º Adviento: Ciclo C, domingo 5 de diciembre de 2021

 

«PONTE EN CAMINO»

 CANTO DE ENTRADA“Cerca del hogar”

 MONICIÓN DE ENTRADA:

Buenos días a todos. Bienvenidos en este tiempo de esperanza (que es el adviento) a este hogar en que Jesús, nos da la fuerza necesaria para ser fuertes ante las dificultades.

Hoy toma especial protagonismo un personaje importante del con la carretilla para allanar los baches. ¿Baches? Sí, eso que no te gusta, eso que disimulas, eso que te remuerde por dentro, eso que en el silencio sereno sientes que no está bien… Sí, eso que no es ni Verdad, ni Bien, ni Vida. Todo lo que te deja más triste al final es bache que impide la llegada de Dios a tu existencia.

La Misa del Domingo 5 diciembre: II Domingo de Adviento

 DESCARGAR LA MISA DEL 

DOMINGO 5 DE DICIEMBRE

II DOMINGO DE ADVIENTO

II Domingo de Adviento: Misa con niños

 DESCARGAR MISA CON NIÑOS

II DOMINGO DE ADVIENTO

Domingo II de Adviento (Ciclo C) (5 de diciembre de 2021)

 «Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos… Y toda carne verá la salvación de Dios» (Lc 3,4.6).

La clave de este segundo domingo de Adviento está en el anuncio de Juan el Bautista de que nuestra salvación está cerca; tan cerca que ya Jesús estaba a punto de dejar Nazaret para salir a anunciar el Reino de Dios; tan cerca que el mismo Jesús nos dice en el Apocalipsis: Mira, estoy de pie a la puerta y llamo (Ap 3,20). La salvación nos la trae Jesús a todos los hombres. Salió del cielo, morada de Dios, para venir a vivir con los hombres a fin de mostrarnos el camino de la gloria celestial y prepararnos para que seamos dignos de entrar con Él en el cielo.

Lo que el profeta Baruc dice a Jerusalén invitándola a despojarse del luto y a alegrarse por el regreso de sus hijos del destierro, esto mismo lo aplica la Iglesia a la humanidad actual, que tiene motivos para el gozo y la esperanza, pues Dios ha venido a nuestro encuentro revestido de misericordia: de Él esperamos la salvación. Perdonados nuestros pecados y revestidos de la santidad divina, resplandeceremos iluminados por su gloria.

 ENTRADA

Bienvenidos hermanos a la Eucaristía, a la fiesta del amor.

La Palabra de Dios, hoy, es buena noticia  para todos. El Señor viene a rescatar y a salvar, no a unos pocos, sino a todos. Esta es la buena noticia que nosotros tenemos que anunciar a todos con la palabra y con la vida.

¿Qué pasaría si nos creyéramos de verdad esta buena noticia? Todos cambiaríamos. Dios sólo promete lo que puede dar: su salvación. Celebremos con alegría la Eucaristía.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA

Baruc invita a sus contemporáneos a alegrarse con la Palabra del Santo porque en ella van a encontrar perdón, reconciliación y salvación.

Para nosotros, ahora es el tiempo propicio para sacudirnos el egoísmo y revestirnos de compasión, amabilidad y justicia. Preparar la Navidad es descifrar a la luz de la Palabra de Dios su voluntad y su amor.

Escuchemos la proclamación de la Palabra de Dios.

Monición para el Segundo Domingo de Adviento Ciclo C

 MONICIÓN PARA EL SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO CICLO C

Una palabra que mueve e inspira la historia

M.R. Pág. 8  /  Lecc I Pág. 239

MONICIÓN DE ENTRADA

En esta segunda semana del tiempo de adviento, la Iglesia, nos invita a continuar nuestra preparación para la venida del Señor. Preparemos con nuestras obras diarias un camino recto para recibirlo.

Oración de los fieles – Domingo II de Adviento

 Nos ponemos en presencia del Señor para pedirle que escuche todas esas necesidades que hacen a nuestra vida sombría y pesarosa.

SEÑOR, DANOS LA VERDADERA ALEGRÍA.

1. – Por el Papa y demás pastores de la Iglesia, para que el mensaje de salvación llegue a toda la comunidad de creyentes y esa luz que ya llega para disipar tanta tiniebla. OREMOS

2. – Por tantos como están tristes porque carecen de lo fundamental; para que la alegría vuelva a sus rostros al encontrar manos tendidas para ayudarles. OREMOS

3.- Por los pueblos, las naciones, por los gobernantes de todo el mundo, para que entiendan que solamente en la reconciliación, el perdón y el amor puede llegar la paz que tanto ansiamos. OREMOS

Oración de los fieles – Domingo II de Adviento

 Una gran noticia aparece en el horizonte de nuestras vidas, un anuncio llega a nuestro corazón. Señor ayúdanos a preparar tu venida, con nuestras solas fuerzas no podemos:

AYUDANOS A PREPARAR EL CAMINO.

1.- Señor, acompaña a Francisco en el gobierno y dirección de tu Iglesia, a los obispos y sacerdotes en el cuidado de tu pueblo. Y que los frutos de su viaje apostólico a Turquía traigan paz y amor al mundo. OREMOS

2.- Señor, no ceses de llamar a los corazones de los hombres de todo el mundo, que cambien en sus actitudes y se vuelvan hacia ti fuente de verdadera felicidad. OREMOS

3.- Señor, manda tu sabiduría sobre los dirigentes de todas las naciones, que busquen puntos de encuentro y eviten las confrontaciones. OREMOS

Sobre el Tiempo de Adviento

 Ha llegado, amadísimos hermanos, aquel tiempo tan importante y solemne, que, como dice el Espíritu Santo, es tiempo favorable, día de la salvación, de la paz y de la reconciliación; el tiempo que tan ardientemente desearon los patriarcas y profetas y que fue objeto de tantos suspiros y anhelos; el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado. El Padre, por su inmenso amor hacia nosotros, pecadores, nos envió a su Hijo único, para librarnos de la tiranía y del poder del demonio, invitarnos al cielo e introducirnos en lo más profundo de los misterios de su reino, manifestarnos la verdad, enseñarnos la honestidad de costumbres, comunicarnos el germen de las virtudes, enriquecernos con los tesoros de su gracia y hacernos sus hijos adoptivos y herederos de la vida eterna.

Cantos: 2o. DOMINGO DE ADVIENTO, ciclo C - 5 de diciembre de 2021

  

- Voz que grita en el desierto: Preparen el camino del Señor -


CONTENIDO:

- EL ORDINARIO DE LA MISA - Lecturas y oraciones propias del 2o. Domingo de Adviento-C
- LECTIO DIVINA "SÍGUEME" - Mons. Víctor Hugo Palma Paúl
- EL SILENCIO Y LA VOZ EN EL DESIERTO - Fidel Oñoro, cjm
- GRANDES COSAS HAS HECHO POR NOSOTROS, SEÑOR (Del salmo 125) - La Biblia de Nuestro Pueblo
- TE LLAMARÉ CON UN NOMBRE NUEVO - Fernando Armellini, sscj
- UNA VOZ GRITA EN EL DESIERTO - Miguel de Burgos Núñez, op
- EL SEÑOR VENDRÁ - Homilías en torno al Catecismo
- ABRIR CAMINOS NUEVOS - José Antonio Pagola, scj
- TODOS VERÁN LA SALVACIÓN DE DIOS - Servicio Bíblico Latinoamericano
- DIBUJOS e IMÁGENES PARA HOY - Severino Fabris - Cerezo Barredo
- LETRAS y ACORDES DE LOS CANTOS SUGERIDOS PARA LA MISA - Edgar López
- EL AUDIO DE LOS CANTOS SUGERIDOS - mp3.rar

ENLACE DE DESCARGA:

30 noviembre 2021

II Domingo Adviento: Evangelio dialogado para niños

 Evangelio dialogado

Te ofrecemos una versión del Evangelio del domingo en forma de diálogo, que puede utilizarse para una lectura dramatizada.

Lucas: ¡Hola, amigos y amigas!

Niño 1: ¿Quién eres tú?

Lucas: ¿No lo recuerdas? Soy el evangelista Lucas. Este año os voy a acompañar muchos domingos.

Niño 1: ¿Qué bien, Lucas! ¿Y qué nos vas a contar hoy?

Lucas: Hoy os hablaré de un amigo de Jesús que intentó prepararle el camino y se llamaba Juan, de sobrenombre “el Bautista”. Escuchad: En el año 15 del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisario, virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.

II Domingo Adviento: Evangelio para niños

Una voz grita en el desierto  Una voz grita en el desierto 

Dibujo realizado por: Fr. Félix Hernández Mariano descargar la imagen )

Evangelio para niños

Predicación de Juan Bautista - Lucas 3, 1-6


En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán , predicando un bautismo de conversion para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: "Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios"

Explicación

Juan Bautista, hijo de Zacarías y de Isabel, pasaba algún tiempo en el desierto, a solas, sin ruidos ni nada que le pudiera distraer. Y allí permanecía a la escucha de la Palabra de Dios. Cuando escuchó el deseo de Dios, se puso en camino hacia los pueblos cercanos al río Jordán, y decía a la gente, con palabras del Profeta Isaías: ¡Preparad el camino al Señor! Allanad los senderos. Que los valles se eleven , los montes se abajen y lo torcido se enderece. ( Se refería no a los caminos de la tierra sino a los del corazón de cada persona )


II Domingo Adviento: Pautas para la homilía

 En las lecturas de este segundo domingo de Adviento encontramos la presencia y el mensaje de dos profetas: Baruc y Juan Bautista. Con ellos la Palabra de Dios nos invita a mirar hacia el futuro. No obstante, se trata de un futuro cumplido. Si nos fijamos, lo que dice el primero (Baruc), lo actualiza, haciéndolo suyo en su contexto, el segundo (Juan Bautista): “allanad los senderos, rellenad los valles, que los montes se abajen”. En efecto, lo cierto es que Israel regresó del exilio y Juan Bautista preparó y despejó los caminos para que se viera “la salvación de Dios” en Jesucristo. En consecuencia, la secuencia promesa/cumplimiento que plantea la Palabra es la garantía con la que el creyente se ha de abrir confiadamente hacia la segunda venida de Jesucristo. Esta actitud es la que cabe esperar en quienes avanzamos por el camino de la economía de la salvación en este Adviento 2021. ¿Tenemos esta actitud?

II Domingo Adviento: Comentario bíblico (2)

 

Primera lectura: (Baruc 5,1-9)

Marco: El contexto es un conjunto (4,5-5,9) que puede describirse como "quejas y esperanzas de Jerusalén" en el que la ciudad, personificada, apostrofa a los desterrados y el profeta los anima con la evocación de las esperanzas mesiánicas. Nos introduce en las comunidades de la dispersión y nos muestra cómo se conservaba en ellas la vida religiosa por medio de relaciones con Jerusalén: la oración, el culto de la Ley y los sueños mesiánicos. El sabio-poeta responde anunciando a Jerusalén la restauración mesiánica.

II Domingo Adviento: Comentario bíblico (1)

 


Iª Lectura. Baruc (5,1-9): Dios nos conduce con alegría, a la luz de su gloria

I.1. La primera lectura está tomada del libro de Baruc, conocido como el secretario de Jeremías (Jr 36). Este libro representa una serie de oráculos que algunos sitúan casi en el s. II a. C. Lo que leemos hoy forma parte de una liturgia de acción de gracias, expresada en un oráculo de restauración de Jerusalén. Aunque se hace referencia al destierro de Babilonia, que es la experiencia más dura que tuvo que vivir el pueblo de Dios, el texto se puede y se debe actualizar en cada momento en que la comunidad pasa por un trance semejante. Es esta una ensoñación, una fascinación profética por llenar Jerusalén de justicia, de paz y de piedad. Si este libro se pudiera garantizar que pertenece al secretario de Jeremías (cf Jr 36), podríamos decir que ahora las penas y las lágrimas que vivió junto al maestro se han convertido en milagro y en utopía, no solamente mesiánica, sino cósmica, como en Is 52.

Introducción II Domingo de Adviento

 


El tiempo de Adviento es una introducción a todo el Año litúrgico y, en él, al conjunto de la vida cristiana ¿Cómo cumple este cometido? Estableciendo el marco temporal en el que acontece la celebración del misterio de la fe, que es en el que camina la Iglesia. Este marco es la convergencia en Jesucristo del pasado, del presente y del futuro; dimensiones que se entrecruzan en la vida creyente de manera enigmática pero real.

El Adviento, por tanto, no es solo un tiempo de preparación para la Navidad. Este es solo un aspecto. El Adviento prepara a la Iglesia y a los creyentes para que sepan vivir la fe en las condiciones históricas en las que se encuentran; es decir, que aprendan a vivir en el presente la actualidad y vigencia del ayer y que, simultáneamente, detecten la presencia del futuro definitivo en lo que acontece hoy.

DOMINGO II DE ADVIENTO C: moniciones y oración de los fieles

 Monición de entrada

Estamos preparándonos para la próxima Navidad que este año se presenta en un contexto   especial.   Seamos   conscientes de   ello y   preparémonos   para   que   esta celebración nos ayude a vivir este tiempo con fe y esperanza.
 
Saludo
La paz de Dios os llene la vida.
 
Acto penitencial
Reconozcamos, hermanos, la necesidad que tenemos de la ayuda y la misericordia de Dios.
-Padre, no estamos a la altura de lo que nos exigen estos tiempos nuevos. Señor, ten piedad.
-Señor Jesús, tu no aceptaste la vanidad de algunos de tus discípulos.  Señor, ten piedad.
-Espíritu Santo, nuestra fe es rutinaria y no cambia nuestro corazón. Señor, ten piedad.
Confiemos en la misericordia y el perdón de Dios que nos ayudarán a cambiar. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo de la 2ª semana de Adviento – 05/12/2021

Comentario Pastoral


MENSAJE DE ADVIENTO PARA HOY

Ponerse en pie, subir a la altura, mirar hacia oriente, como recuerda hoy el profeta Baruc en la primera lectura, significa demostrar disponibilidad y empeño para emprender la marcha hacia Dios por los caminos de la justicia y la misericordia. Ponerse en pie es vivir en el dinamismo de la fe, superando pasividades, pacifismos cómodos o sentadas inútiles. El cristiano tiene que ser un signo erguido y visible de la verdad de Dios y de la esperanza nueva. En el Adviento es preciso soñar y desear el esplendor de Dios, que se nos va a mostrar en la luz de su gloria. El Adviento es una experiencia interior, una toma de conciencia de que Dios es el que guía y conduce por la senda de la verdad, al amparo de su cercanía y con la seguridad de su presencia.

Liturgia Diaria Domingo 2º de Adviento - Ciclo C -5 de diciembre de 2021

 





SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO (Ciclo C)

1. Signos de Esperanza
2. Quiten los Obstáculos del Camino.


Saludo (Ver Segunda Lectura)

Que nuestro amor mutuo, de los unos a los otros, nos prepare para el Día del Señor,
cuando Jesucristo vuelva.
Que su gracia y amor estén siempre con ustedes.


Introducción por el Celebrante

 



Monición de entrada

Queridos hermanos, estamos hoy en el segundo domingo de Adviento -todavía en la «etapa escatológica» del tiempo de Adviento, de cara al futuro último- con la mirada puesta en la venida gloriosa de Cristo al final de la historia.

Hoy se nos invita a la alegría por Jesús, a quien esperamos, y a preparar los caminos del alma para recibirle. En esa esperanza, comencemos esta celebración eucarística cantando juntos… de pie.

Guion litúrgico: Domingo 5 de diciembre de 2021 / 2º Domingo de Adviento - Ciclo C

 —BIENVENIDA: 

Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento, el tiempo fuerte que en que nos preparamos para recibir al Señor que viene a nuestro encuentro en esta Navidad, en que conmemoramos el hecho histórico de su primera venida en la humildad de nuestra carne; pero es también el tiempo de nuestra preparación a su segunda venida, la escatológica, que será al final de los tiempos en el esplendor de su grandeza.

El Señor, que envía a Juan el Bautista a preparar la venida del Mesías, nos exhorta hoy en su palabra, a que también nos preparemos para recibir a Jesús, el Hijo de Dios que viene a salvarnos. Él quiere la conversión de todos nosotros, que debemos ser, como Juan Bautista, la voz que proclama la salvación del Señor, adhiriéndonos plenamente a su Evangelio y testimoniándolo visiblemente en el mundo.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Ba 5, 1-9)        

El pueblo de Israel que vivía desterrado en Babilonia sintió muy de cerca la salvación de Dios cuando pudo regresar a Israel. El canto de gozo del profeta por este retorno es también hoy, nuestro canto de gozo del pueblo liberado por Jesucristo.

II Domingo de Adviento: LA FIGURA DE JUAN EL BAUTISTA

 

LA FIGURA DE JUAN EL BAUTISTA

En este segundo domingo de Adviento irrumpe con fuerza la figura de Juan el Bautista, que aparecerá tanto en este segundo domingo como en el tercer domingo de Adviento. El Bautista, junto con el profeta Isaías y con María, cuya Concepción Inmaculada celebrábamos ayer, son los personajes que de modo particular nos acompañan en este tiempo de Adviento.

1. “Vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”. El evangelista san Lucas, después del Evangelio de la infancia de Jesús que corresponde a los dos primeros capítulos, comienza el tercero introduciendo la figura del Bautista. Comienza san Lucas este relato con una solemne introducción histórica, detallando minuciosamente el momento exacto de la historia en el que aparece Juan. Esto nos indica dos cosas. Por un lado la historicidad de la persona del Bautista, y por lo tanto de Jesús, pues podemos señalar el momento exacto en el que aparece en la historia siguiendo los períodos de gobierno de las distintas autoridades que describe Lucas.

II Domingo de Adviento: LOS FRUTOS DE LA JUSTICIA

 

LOS FRUTOS DE LA JUSTICIA

1.- “Paz en la justicia”. En este segundo domingo de adviento aparece la figura del profeta: en el Antiguo Testamento Baruc, en el Evangelio Juan el Bautista y en la lectura apostólica Pablo de Tarso. El autor del libro de Baruc nos es desconocido. Se ha atribuido la redacción del libro a Baruc, secretario, confidente y amigo del profeta Jeremías. Posiblemente fue escrito entre los años 200 y 100 antes de Cristo en alguna de las comunidades judías de la diáspora. Se sirve de la historia de Israel para alentar la esperanza del pueblo y dirigirla hacia el futuro: la Jerusalén prometida por Dios no es la que los judíos han empezado a reconstruir después del destierro, sino la Jerusalén del fin de los tiempos. Dios le dará un nuevo nombre: "paz en la justicia". Tres veces se repite en el capítulo 5, que hoy leemos, la palabra "justicia". Es la justicia de Dios, basada en la misericordia y conducente a la paz.

II Domingo de Adviento: JUAN PREDICABA UN BAUTISMO DE CONVERSIÓN

 


JUAN PREDICABA UN BAUTISMO DE CONVERSIÓN

1.- Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados… Y verán todos la salvación de Dios. El bautismo que predicaba Juan, para el perdón de los pecados, siempre fue un bautismo de conversión. La palabra <bautizar> significa literalmente <sumergir>. Al bautizando se le sumergía en el agua y dentro del agua dejaba todos sus pecados, salía del agua limpio de todo pecado. El bautismo cristiano añade a este bautismo de conversión, de perdón de los pecados, la recepción del espíritu, del Espíritu de Jesús. Según las palabras del relato evangélico según san Lucas, que leemos este domingo, los pecados de los que debía convertirse todo bautizando eran: “allanar los senderos” que conducen a Dios.

LECTURAS DEL DOMINGO 5 DE DICIEMBRE DE 2021 DOMINGO II° DE ADVIENTO

 Lectura del libro de Baruc

5, 1-9

Quítate tu ropa de duelo y de aflicción, Jerusalén,

vístete para siempre con. el esplendor de la gloria de Dios,

cúbrete con el manto de la Justicia de Dios,

coloca sobre tu cabeza la diadema de gloria del Eterno.

Porque Dios mostrará tu resplandor

a todo lo que existe bajo el cielo.

Porque recibirás de Dios para siempre este nombre:

«Paz en la justicia» y «Gloria en la piedad.»

Guion litúrgico: DOMINGO 5 DE DICIEMBRE DE 2021 DOMINGO IIº DE ADVIENTO

 


PREPARACIÓN: 

Antes de la salida del celebrante

 

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento, el tiempo fuerte que en que nos preparamos para recibir al Señor que viene a nuestro encuentro en esta Navidad, en que conmemoramos el hecho histórico de su primera venida en la humildad de nuestra carne; pero es también el tiempo de nuestra preparación a su segunda venida, la escatológica, que será al final de los tiempos en el esplendor de su grandeza.

 

AMBIENTACIÓN: 

Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

 

El Señor, que envía a Juan el Bautista a preparar la venida del Mesías, nos exhorta hoy en su palabra, a que también nos preparemos para recibir a Jesús, el Hijo de Dios que viene a salvarnos. Él quiere la conversión de todos nosotros, que debemos ser, como Juan Bautista, la voz que proclama la salvación del Señor, adhiriéndonos plenamente a su Evangelio y testimoniándolo visiblemente en el mundo.

Cantos: DOMINGO 2º DE ADVIENTO

 

AdjuntoTamaño
 DOMINGO 2º DE ADVIENTO1.41 MB

Cantos: 5 de diciembre de 2021 Domingo 2 de Adviento / C

 

Entrada: *A ti, Señor, levanto mi alma, MD 301-1 (901-1) / CLN A10; ¡Ven, Salvador!, MD 301-2 (901-2) / CLN 3; Rorate caeli, MD 315-1 (915-1) / CLN 32; Vamos a preparar el camino, MD 313-2 (913-2).
Responsorial: *El Señor ha estado grande con nosotros, LS; Servid al Señor, MD 142 (742).
Aleluya: MD C14.
Comunión: El Dios de la paz, MD 302 (902) / CLN 1; Toda la tierra, MD 306 (906); Palabra que fue luz, MD 303 (903) / CLN 18; Esperamos tu venida, MD 313-1 (913-1); Sobre ti, Jerusalén, MD 329-2 (929-2) / CLN 21.
Final: Después del envío («Podéis ir en paz»), se puede entonar un canto devocional mariano, como la antífona gregorian

II Domingo de Adviento: ¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!

 



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y que te sirvas de mí, para anunciar tu llegada
Y que me concedas la humildad, para saber que no soy sino tu siervo
Y que me hagas ver los signos de tu llegada

¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y colaborar contigo para que, tu Reino, sea una pronta realidad
Y que venga tu Palabra sobre mí y me empuje a proclamarla
Y que, sin miedo al que dirán, anuncie y denuncie lo que falta en el mundo
Y que, sin miedo a la prueba, anuncie y denuncie lo que sobre en el mundo

¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y que viva este momento, como un momento de gracia
Y que viva mi vida, como una llamada a darme por los demás
Y que viva mi existencia, como un pregón de esperanza
Y que viva mis días, sabiendo que Tú –tarde o temprano- llegarás

¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y ser un heraldo, aunque sea minúsculo, de tu presencia
Y ser un heraldo, aunque sea insignificante, de tu llegada
Y ser un heraldo, aunque me asalten las dudas, de tu grandeza
Y ser un heraldo, aunque me cueste el desierto, de tu nacimiento

¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Rescatando, de los caminos perdidos, a los que andan sin esperanza
Levantando, de los caminos torcidos, a los que cayeron abatidos
Alegrando, de los caminos melancólicos, a los que dejaron de sonreír
Recuperando, de los caminos confundidos, a los que creyeron tenerlo todo

¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Un constructor de sendas para los que te busquen
Un arquitecto de autopistas para los que te deseen
Un elevador de puentes, para los que te quieran encontrar
Un ingeniero de pistas, para los que quieran vivir contigo

DOMINGO 2º DE ADVIENTO /C de José R. Flecha

 



COLINAS Y BARRANCOS

“Dios ha mandado abajarse a todos los montes elevados, a todas las colinas encumbradas, y ha mandado que se llenen los barrancos hasta allanar el suelo, para que Israel camine con seguridad, guiado por la gloria de Dios; ha mandado al bosque y a los árboles fragantes hacer sombra a Israel” (Bar 5,7-8).
Esta profecía de Baruc anunciaba el retorno de las gentes de Israel, que habían sufrido la amarga deportación a Babilonia. Con palabras poéticas se anuncia la misericordia de Dios hacia sus hijos. Del Señor es la iniciativa de la salvación. Él hará llanos los caminos del retorno. Y ordenará a los árboles que les den sombra por la rutas del desierto.
Con razón, el salmo responsorial recoge y canta la alegría de aquel pueblo: “El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres” (Sal 125,1).
Por su parte, san Pablo reconoce que el Dios que ha abierto a los fieles los caminos del Evangelio llevará adelante su obra hasta el día de Cristo Jesús (Flp 1,6).

DOMINGO 2º DE ADVIENTO /C de Javier leoz

 


COLABORADORES… NO SEÑORES


1.- Algo bueno debemos de tener los hombres, cuando Dios, quiso nacer y hacerse hombre. Y ¡qué confianza tiene en nosotros Dios, cuando –desde siglos y siglos- ha querido contar para su obra, con la colaboración del ser humano!
Juan Bautista, este domingo y el próximo, llamará nuestra atención. La Historia de
la Salvación no es cosa exclusiva de Dios. Si, El quisiera, por supuesto que la podría llevar a cabo en cuestión de horas, en décimas de segundos. Pero, Dios, sabe y quiere trabajar en equipo.
¡Faltan colaboradores! (decía un cartel a la puerta de una ONG). Juan Bautista representa a todo aquel que sabe y quiere trabajar con Dios y con Jesús, sin confundir ni perder los papeles.

2.- El Bautista se puso en la antesala de la misión de Jesús. Pero nunca pretendió ni luchó por el sillón de su Señor. ¡Cuántos “Juanes” necesita la iglesia y hasta el mundo mismo! Al contrario que el Bautista, nosotros, nos creemos más que nadie.

DOMINGO 2º DE ADVIENTO /C de José A. Pagola

 


ABRIR CAMINOS NUEVOS

Los primeros cristianos vieron en la actuación del Bautista al profeta que preparó decisivamente el camino a Jesús. Por eso, a lo largo de los siglos, el Bautista se ha convertido en una llamada que nos sigue urgiendo a preparar caminos que nos permitan acoger a Jesús entre nosotros.

Lucas ha resumido su mensaje con este grito tomado del profeta Isaías: "Preparad el camino del Señor". ¿Cómo escuchar ese grito en la Iglesia de hoy? ¿Cómo abrir caminos para que los hombres y mujeres de nuestro tiempo podamos encontrarnos con él? ¿Cómo acogerlo en nuestras comunidades?

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO de Pedro Heredia Martínez

 


“Enderezar los posibles caminos torcidos” (Mc.1,3).

1.- La vida es un constante caminar y “sólo se hace camino al andar” como decía el poeta Machado. Los caminos no están hechos; cada uno construye su propio camino. Lo malo es, cuando tomamos caminos equivocados, torcidos, erróneos. Entonces la vida deja de ser vida y empieza a maltratarse o maltratar a los demás. De ahí que digamos muchas veces: “esto no marcha por buen camino”. Por ejemplo:
- Cuando vemos que cada vez crece más el hambre y la miseria en un país, decimos: este país no marcha bien.
- Cuando no hay metas claras en la política, en la economía y, por tanto, nadie invierte en el país, crece el desempleo y las empresas cierran sus santamarías, decimos; este país no marcha bien.

II Domingo de Adviento (ciclo C) de Miguel P. León Padilla

 


1L.- El vestido de aflicción reviste a la pequeña comunidad del postexilo. Pero han despertado su esperanza los antiguos profetas. Su mensaje emplea el símbolo de Jerusalén, para expresar la vivencia de seguridad, grandeza y paz que da el saber a Dios presente.
2L.- Pablo pide que la comunidad de amor siga creciendo. Pide que Dios les conceda un conocimiento profundo y práctico que les ayude a resolver fraternalmente los problemas cotidianos, y les preserve de costumbres paganas. Así renovados con sensibilidad cristiana, serán capaces de dar frutos de justicia.
Ev.- El Bautista predica una llamada a la penitencia que es transformación hacia el futuro de Dios, que es salida al encuentro del que viene. El bautista es presentado como el mensajero anunciado por Malaquías, y su mensaje se ha resumido con palabras tomadas del 2º. Isaías.

CANTOS PARA EL DOMINGO II DE ADVIENTO

 Entrada: A ti Señor. CLN (Apéndice); CLN A-10; Ven, Ven, Señor, no tardes CLN 9;  

Vamos a preparar CLN-17. (En  lengua latina) Populus Sion 
Corona de Adviento.Ven Señor. CLN 15. También se puede continuar con el canto de entrada
Misa: En este tiempo Puede cantarse la Misa In Tempore Adventi.
Salmo y AleluyaEl Señor ha estado grande con nosotros (Propio)  
OfertorioRorate Coeli;  CLN 32
Santo:Gregoriano.
Comunión:Palabra que fue luz CLN 18;El Dios de paz. CLN 1 Esperamos tu venida CLN 19
Final: Un pueblo que camina CLN 7Anunciando tu venida. CLN 614
Alma Redemptoris Mater (C. Gregoriano)
 

29 noviembre 2021

II Domingo de Adviento: Para la homilía

 

II Domingo de Adviento: Para la homilía

Resultado de imagen de homilía
LA SALVACION LLEGA POR LA ESCUCHA
Situación: el evangelio de la escucha
Necesitamos ser escuchados; pagamos para que alguien nos escuche. Necesitamos que alguien se detenga ante nuestras alegrías y preocupaciones. A pesar de todos los medios de comunicación a nuestro alcance, a pesar de estar hiperconectados… corremos el riesgo de habitar una ciudad de sordos; corremos el riesgo de no “distinguir los ecos de las voces”. La presencia y la voz de los “descartados” de nuestro mundo exige que alguien escuche su grito, el grito de la dignidad humana.
“Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron, 
vivir la vida y aceptar el reto, 
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos, 
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos. 
Porque cada día es un comienzo nuevo, 
porque esta es la hora y el mejor momento. 
porque no estás solo, porque yo te quiero” 
(Mario Benedetti).

II Domingo de Adviento: Sobre el Evangelio

 

Resultado de imagen de II Domingo de adviento ciclo C


A Lucas le gusta insertar los acontecimientos de la historia de la salvación en la historia universal de su tiempo (ver 1,5 y 2,1). Por eso nos indica aquí con toda precisión (v.1-2) el reparto geográfico y los diferentes poderes políticos o sacerdotales que estaban presentes en el momento en que Juan Bautista inicia su predicación. Ya sabíamos que éste vivía en el desierto (1,80), pero ahora le es confiado un mandato divino: proclamar «un bautismo de conversión para perdón de los pecados» (v.3). Lucas nos describe al Bautista como el último de los profetas del AT (ver 16,16), una figura de transición que deja atrás lo antiguo y anuncia lo nuevo que se va a hacer presente en Jesús. Por eso su bautismo prepara al pueblo de Israel para acoger a su Mesías. Hay rasgos en la vida del Bautista que lo aproximan a los profetas de Israel: su mensaje de justicia social (3,10-14) y su resistencia al poder opresor (3,18-20). Pero también es verdad que el bautismo proclamado por Juan marca el comienzo de la buena noticia de Jesús (Hch 10,37), hay algo en él que es preludio y anuncio de lo nuevo que nos aporta Jesús.