01 noviembre 2018

Misa con niños: 4 noviembre


Resultado de imagen de amarás a tu prójimo como a ti mismo

MONICIÓN DE ENTRADA
Buenos días y bienvenidos a todos a esta celebración. En este domingo, vamos a sentirnos abrazados por el amor de Dios, y vamos a escuchar cómo el amor hacia nuestro prójimo, es la única vía de dar respuesta a ese gran amor. Recordaremos que Dios nos ama infinitamente y que de igual forma debemos amarle, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas.
Comenzamos nuestra celebración cantando con mucha alegría.

PETICIONES DE PERDÓN
1. Por las veces en que no sabemos dar nuestro amor a las personas que más lo necesitan. Señor, ten piedad.
2. Por las veces en que andamos tan distraídos que nos olvidamos de amar a Dios con todas nuestras fuerzas. Cristo, ten piedad.
3. Por las veces que respondemos con enfado al amor que recibimos de nuestros familiares y amigos. Señor, ten piedad.


MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
En la primera lectura, Moisés nos habla de Dios y de su gran amor, y nos anima con mucha insistencia a amarlo ‘con todo el corazón, con toda el alma y con todas nuestras fuerzas’. Escuchemos con atención.
MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA
La segunda lectura nos recuerda que Jesús permanece para amarnos y acompañarnos siempre, que su amor no pasa, que Él siempre está y estará a nuestro lado en todos y cada uno de nuestros días, para escucharnos, acompañarnos y amarnos infinitamente.
Y en el evangelio, veremos como una persona se acerca a Jesús a preguntarle y se va muy contento, porque descubre que Dios le quiere mucho. Vamos a escuchar estas lecturas muy atentamente.

PETICIONES
1. Por todos los que formamos parte de la iglesia, para que se nos distinga por nuestra generosidad y nuestro amor hacia el prójimo. Roguemos al Señor.
2. Por los gobernantes, para que en su tarea de gobernar no olviden poner a las personas por encima de los intereses materiales. Roguemos al Señor.
3. Por todas las familias que están sufriendo de manera especial las consecuencias de la crisis, para que encuentren en nosotros el aliento y la generosidad que tanto puedan necesitar. Roguemos al Señor.
4.- Por nosotros, niños y niñas de todo el mundo, para que nunca nos falte la capacidad de sonreír a todos los que nos rodean, y de regalarles con esa sonrisa, todo nuestro amor. Roguemos al Señor.
5. Por todos los que estamos hoy aquí, para que reconozcamos en el amor infinito de Dios hacia los hombres, la responsabilidad de entregar todo nuestro amor hacia quienes más lo necesitan. Roguemos al Señor.