¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

10 agosto 2017

Domingo 13 de agosto: Para la catequesis

Resultado de imagen de Mt 14, 22-33
XIX domingo del Tiempo Ordinario
13 de agosto, 2017
Lecturas: 1Reyes 19, 9a.11-13; Salmo 84; Romanos 9, 1-5; Mateo 14, 22-33
Jesús camina sobre el agua
En aquel tiempo, inmediatamente después de la multiplicación de los panes, Jesús hizo que sus discípulos subieran a la barca y se dirigieran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Después de despedirla, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba él solo allí. Entretanto, la barca iba ya muy lejos de la costa, y las olas la sacudían, porque el viento era contrario. A la madrugada, Jesús fue hacia ellos, caminando sobre el agua. Los discípulos, al verlo andar sobre el agua, se espantaron, y decían: “¡Es un fantasma!” Y daban gritos de terror. Pero Jesús les dijo enseguida: “Tranquilícense y no teman. Soy yo”.

Entonces le dijo Pedro: “Señor, si eres tú, mándame ir a ti caminando sobre el agua”. Jesús le contestó: “Ven”. Pedro bajó de la barca y comenzó a caminar sobre el agua hacia Jesús; pero al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, comenzó a hundirse y gritó: “¡Sálvame, Señor!” Inmediatamente Jesús le tendió la mano, lo sostuvo y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?”
En cuanto subieron a la barca, el viento se calmó. Los que estaban en la barca se postraron ante Jesús diciendo: “Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios”.
Reflexión
A menudo decimos que creemos en Dios y que confiamos; pero cuando vienen la tempestad; enfermedad problemas etc. pensamos que Dios no nos escucha Es aquí cuando necesitamos confiar en el poder de Dios para calmar nuestras angustias. La fe en Dios nos da fuerza para no hundirnos en nuestros temores e inseguridades.
Actividades
Converse con los niños sobre las cosas que le dan miedo y sobre las cosas que las hacen sentir bien. En un papel blanco que pinten una cara feliz y una con miedo. Escribir debajo de cada carita lo que corresponda. Compartir
Oración
Señor, ayúdanos a no tener miedo y a siempre confiar en Ti especialmente ayúdanos cuando vengan los problemas. Danos compasión y ternura para apoyar a aquellos que se sienten hundidos y abatidos. Amen.