10 abril 2017

Jueves Santo: Moniciones 3

Resultado de imagen de jueves santo
Monición de entrada
Hermanos: En esta tarde Santa, a la misma hora aproximadamente en la que Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Cena Pascual; nosotros, como comunidad creyente, nos unimos también a su Mesa, reviviendo aquel momento entrañable.

Jesús, sabía que aquella era su “ultima cena”; sabía que estaba decretada su muerte.
Por eso antes de despedirse de los suyos, quiso resumir con unos gestos todo el sentido de su vida y de su Palabra: Partió el pan y se los dio a sus discípulos.
Tomó una copa de vino y la repartió entre ellos. “Haced esto en memoria mía”.
Una vez terminada la Cena, se quitó el manto, echó agua en una jofaina y se puso a lavarles pies a los que estaban con Él.
Desde entonces, generaciones de cristianos, de todos los tiempos y de todas las razas, han conservado vivos estos recuerdos y los han transmitido hasta nosotros.
Hermanos: Vivamos con intensidad este momento, dejándonos transformar por la Palabra de Dios y, por la comunión en su Cuerpo, y así crezca la fraternidad entre todos los hombres.
Nos ponemos de pie…

Saludo
En el nombre del Padre…

Hermanos: Que el amor de Dios se derrame en nuestros corazones; que la paz y la alegría del Señor, llene nuestras vidas; y que la fuerza del Espíritu Santo, esté siempre con vosotros.

Monición del sacerdote
Con la misa de la Cena del Señor comienza el Triduo Pascual de la muerte, sepultura y resurrección del Señor. Juan da la clave de todo lo que viviremos: «Los amó hasta el extremo». De esta fuente que es el amor manan los gestos: la reunión para la Cena, el lavatorio de pies, el pan entregado, el mandamiento nuevo, el sacramento.

El tono es de despedida, cálido, últimas recomendaciones. No hay tiempo para florituras, sólo para dejar claro lo esencial, lo nuevo, lo distintivo de los amigos del Señor ahora y por siempre.
«En esto reconocerán que sois mis discípulos, que os amáis unos a otros.»
Es tarde de intimidad, de recuerdo, de misterio.
Las palabras no lo pueden decir todo.
Las palabras se quedan pequeñas.
Necesitamos hacer gestos para acercarnos a lo esencial.

Pedimos perdón
Unidos por nuestro amor fraterno que debe crecer día a día, unidos todos al Señor que nos ama con un cariño sin límites, humildemente pedimos perdón al Dios de nuestra alegría.
– Señor: Tú nos pides construir un mundo en la paz y en la unidad. Por nuestros enfrentamientos y divisiones… SEÑOR, TEN PIEDAD
– Señor: Tú nos has dicho que lo único importante es amarnos. Por nuestras incomprensiones, nuestra violencia, nuestra intolerancia… CRISTO, TEN PIEDAD
– Señor: Tú quieres un mundo de hombres libres en el amor, justos en su fraternidad. Por nuestras injusticias, nuestras insolidaridad, y nuestras mil formas de egoísmo. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Que Dios todopoderoso, tenga también hoy misericordia de nosotros; perdone nuestros pecados; nos siga dando su luz y su fuerza, y nos acompañe hasta la vida eterna. Amén
Gloria
Todo lo que esta tarde celebramos es una muestra del amor incomprensible que Dios nos tiene. Agradecidos por su bondad, le alabamos cantando el himno de su Gloria.
Oración: 

Hoy nosotros como Comunidad de creyentes en Jesús, nos unimos a todos los cristianos, a todas las personas buenas del mundo, para recordar el amor de Jesús.

Sentados a tu mesa
Invitados por ti, Señor,

estamos sentados en tu mesa,
somos de los tuyos, tus discípulos.
Distinto cada uno,
pero igual de importante para ti.

Tú, Jesús, nos conoces a todos,

Sabes quién te va a seguir, quién te va a negar,
quién te va a vender
y quién te va a olvidar del todo.
… No, no lo permitas, Señor…
No dejes que disfrutemos tu amistad
y luego la dejemos a un lado.
No nos dejes dejarte,
no permitas que te olvidemos, no nos dejes ningunearte,
ni olvidarte con las ocupaciones diarias.
¡Te necesitamos, Señor!
Nuestra vida sin ti está reseca, vivimos en un sin vivir,
estamos insatisfechos, vacíos, desasosegados…
No te vayas de nuestro lado,
quédate para siempre, así,
sentados a la mesa de la vida juntos,
haciendo hueco a todos los hermanos,
sin permitir que nuestras almas se distancien,
fundiéndonos contigo en un único Amor.

LITURGIA DE LA PALABRA…