¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

27 abril 2017

III Domingo de Pascua: Misa de Familia 2

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: seguir celebrando la presencia de Jesús Resucitado

*Idea: el Señor nos conforta y nos ayuda en las dudas

1. MONICIÓN DE ENTRADA

¡Buenos días a todos! ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Sí, amigos. Seguimos celebrando, con los cantos y las flores, la luz y el agua, la Palabra y nuestra alegría, el triunfo de la VIDA sobre la muerte a través de la resurrección de Cristo. ¿Nos damos cuenta de lo que supone? También nosotros, por si lo hemos olvidado, resucitaremos.

Mientras tanto ¿qué podemos ofrecer al Señor? Ni más ni menos que nuestra fe. Para ello venimos a la Eucaristía: para fortalecer nuestra amistad con El, para que desaparezcan nuestros interrogantes, nuestras dudas.


Comienza mayo el lunes, el mes de la Virgen, que ella nos ayude a descubrir y amar a Jesús.

2. PENITENCIAL

Como todos los domingos de la Pascua, y hoy también, el sacerdote rocía con el agua bendita nuestras cabezas. Hagamos promesa de no alejarnos del Señor. Pidamos perdón por aquello que nos distancia de Él. Le digamos que, ser Hijo de Dios y ser seguidores suyos, es lo más grande que nuestros padres han hecho por nosotros a través del Bautismo.

(Mientras se rocía con el agua bendita: Ilumíname Señor: Un solo Señor; Danos un corazón…..)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Vamos a escuchar las lecturas de este tercer Domingo de la Pascua. En la primera, Pedro, nos habla de lo esencial de este tiempo: Dios ha resucitado a Cristo de entre los muertos.

En la segunda, San Juan, nos recuerda que –a pesar de nuestros pecados- tenemos un gran abogado, un gran defensor (JESÚS) que intercede ante Dios y que ha pagado con su vida por nosotros.

Finalmente, en el Evangelio, escucharemos uno de los encuentros sorprendentes de Cristo Resucitado con los apóstoles. Que también nosotros sintamos la presencia de Jesús diciendo: ¡ES EL SEÑOR!

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

(Responderemos todos: ¡ERES EL SEÑOR RESUCITADO!)

4.1. Por los que tienen dudas. Por los que han perdido al Señor y viven tristes. Oremos

4.2. Por los pobres. Por los que no tienen lo imprescindible para vivir o ser felices. Oremos

4.3. Por los que se preparan para la primera comunión. Para que vivan este tiempo ilusionados por conocer más y mejor a Jesucristo. Oremos

4.4. Para que no olvidemos nunca la misa de los domingos. Sin ella nos debilitamos. Dejamos que muera nuestra fe. Oremos.

4.5. Para que, en este mes de mayo, recemos más a la Virgen María. Para que, todos los días, le hagamos la ofrenda de nuestra oración y de nuestras buenas obras. Oremos

5. OFRENDAS

5.1. Con esta SONRISA queremos simbolizar la alegría de la Pascua cristiana. Que se note, en nuestras palabras y actitudes, que CRISTO es importante en nuestras vidas.

5.2. Con este cartel con la palabra RESURRECCIÓN queremos dar gracias a Dios porque, Jesús, son su muerte y resurrección nos ha dado la posibilidad de vivir un día eternamente. ¡Gracias, Señor!

5.3. Con el PAN Y EL VINO (las auténticas, únicas y verdaderas ofrendas eucarísticas) llevamos hasta el altar nuestro deseo de mejorar nuestras relaciones con Dios. Que lo sepamos reconocer, valorar y cuidar más en la eucaristía de cada domingo.

6. ORACIÓN FINAL

ERES  NUESTRA ALEGRIA, SEÑOR

En la oscuridad, nos aportas  luz

En las dudas, nos ofreces  verdades

En la violencia, eres paz



ERES  NUESTRA ALEGRIA, SEÑOR

Cuando llegue la muerte,  serás vida

Cuando llegue el final,  serás principio

Cuando se apaguen las luces  del mundo,

nos encenderás otras eternas  en el cielo



ERES  NUESTRA ALEGRIA, SEÑOR

Apareces cuando más te  necesitamos

Apareces cuando otros amigos  nos fallan

Apareces y, a veces, no te  reconocemos

Apareces y, con tu pan, nos  alimentas



ERES  NUESTRA ALEGRIA, SEÑOR

Nos defiendes a pesar de  nuestros errores

Nos amas a pesar de nuestros  olvidos

Resucitas para que, un día, 

también nosotros contigo lo  hagamos

ERES  NUESTRA ALEGRIA, SEÑOR