¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

02 febrero 2017

Para la catequesis: Domingo 5 febrero

Resultado de imagen de Vosotros sois la sal de la tierra
Lecturas: Isaías 58, 7-10; Salmo 111, 4-5. 6-7. 8a y 9; 1 Corintios 2, 1-5; Mateo 5, 13-16
Sal y luz del mundo
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.
Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero, para que alumbre a todos los de la casa.

Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en los cielos
Reflexión
Las lecturas de esta semana nos indican que estamos llamados a ser luz y sal en los ambientes en que nos movemos, en las cosas pequeñas que hacemos diariamente por los demás: servicio, escucha generosidad.
¿Que te parece que quiere decir Jesús con eso de ser sal? ¿Para qué sirve la sal en las comidas? ¿Cómo sabe una comida sin sal? Como podemos los amigos de Jesús ser la sal del mundo?
Jesús dice que hay que darle luz al mundo por las buenas obras que hacemos ¿. Que clase de buenas obras quiere Jesús? ¿Qué puedes tu hacer? Compartir
Actividades
Traiga al lugar donde se reúne el grupo una vela por cada niño, de las que son de baterías para evitar problemas. Pídale a cada niño que le ofrezca su vela a otro niño, diciéndole como alguna vez lo ha visto hacer algo bueno y como eso ha sido una luz contigo. Cada niño enciende su vela Al terminar todos oran Juntos diciendo: “Quiero ser sal y luz ti, Jesús”.
Oración
Señor, muchas veces buscamos sobresalir, pero no buscamos ser luz y compartir. Ven a nuestro corazón, a nuestra escuela, a nuestro hogar, para que compartamos el pan y la sal con todos y de esta manera seamos luz para el mundo. Amen.