24 febrero 2017

Nadie puede servir a dos señores

Resultado de imagen de dios o el dinero
Señor Jesús, así de claro ves las cosas.
Bien lo sabes Tú que ni en tu tiempo ni ahora se puede a la vez servir a dos señores.
Y como bien dices no se puede servir a la vez a Dios y al dinero.

¿Lo sé y lo vivo?
¿Qué es lo que veo mayoritariamente en mi mundo?
Es verdad que ha cambiado mucho
el mundo, el de Jesús y el nuestro no es el mismo.
Pero en lo fundamental ¡cuántas coincidencias!

Como Tú veías en tu tiempo y ahora continúas viendo en nuestro mundo, a veces,
estamos preocupados
por lo que vamos a comer,
o por nuestro vestido,
o por mi equipo…,
aunque a decir verdad somos muchos los que tenemos de repuesto
y a lo mejor hasta el armario
y la nevera llena.
Pero no es lo mismo para todos.
Otros muchos lo pasan mal, desgraciadamente.

Tú nos invitas, Señor Jesús,
hoy a la confianza,
al abandono en manos de Dios.
Como bien dices Jesús,
Dios, ya sabe de lo que necesitamos.
Y por tanto lo que sí que debería de preocuparnos es el hacer realidad entre
nosotros el Reino de Dios y su justicia, que los planes de Dios
se hiciesen realidad en nuestro mundo.
Eso es lo fundamental

Desgraciadamente, no siempre, estamos a ese nivel y lo material, las cosas pequeñas del día a día son las que acaparan nuestro tiempo y nuestras preocupaciones.
Por otra parte, como bien nos dices, Señor Jesús, a cada día le basta su afanes, sus preocupaciones, su trabajo.
No es lo malo lo que en un momento determinado podamos sufrir
es que además, a la vez, estamos preocupados pensado en lo que sufriremos mañana,
en lo que nos pasará en el futuro.

O sea que Tú nos estás diciendo que no nos falte confianza en Ti, Señor Jesús.
Tú, Señor Jesús, nos estás diciendo que con lo de cada día
ya tenemos bastante.
Como bien decía Santa Teresa:
QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA, SÓLO DIOS BASTA.
Ayúdanos, Señor Jesús, a hacer realidad en nuestras vidas lo que dice la Santa.