¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

24 febrero 2017

Notas para fijarnos en el evangelio del Domingo, 26 febrero

Resultado de imagen de dios o el dinero
● De entrada Jesús quiere establecer un principio sobre el que hemos de apoyarnos siempre: dar la prioridad absoluta a Dios, sabiendo que en la vida, de hecho, Dios tendrá muchos opositores, muchos contrincantes que querrán arrebatarle el espacio que le corresponde en el corazón y en la vida de cada ser humano. Como Jesús nos dice en otros textos el bien de la persona sobre todo de los pobres es otro punto de referencia siempre.
● Uno de esos contrincantes es el dinero, las cosas materiales que querrán ocupar el lugar prioritario en nuestras vidas.
● Por otra parte vemos que Jesús constataba que a sus seguidores les preocupaban cosas tan importantes como el comer, el vestir, la bebida o sea cosas básicas para la vida.

● No andaban preocupados por cosas secundarias como si les tocaría la lotería, si su equipo de fútbol ganaría, si su jugador preferido haría un gol, si iban a la última moda, si o si haría sol o llovería.
● Nada de eso. Las preocupaciones de la gente del tiempo de Jesús a las que Él hace referencia eran básicas y de primer orden.
● Y aun así les dice que no anden absortos en esas cosas que son tan importantes, que hay otras mucho más prioritarias: Buscar el Reino de Dios y su justicia. Lo demás ya se nos dará por añadidura.
● Ese Reino de Dios que consiste en poner a Dios por encima de todo, esos planes de Dios como es el trabajar por hacer realidad en nuestro mundo el proyecto de Dios: el amor, el respeto, la fraternidad, la paz, el cuidado de la naturaleza, la vida digna para todas las personas, que haya comida para todos etc.
● Pero es que al mismo tiempo Jesús nos quiere hacer ver que no estamos en la intemperie. Él nos dice que tenemos un buen paraguas que nos cubre de todas las inclemencias y que aunque ellas caigan sobre nosotros vamos a salir indemnes, estamos muy bien acompañados para poder afrontar todos los contratiempos que nos puedan suceder a lo largo de la vida.
● Hay que tener presente que somos obra de Dios, que Dios nos ha hecho, que somos hijos de Dios, que Dios se ocupa y preocupa de nosotros.
● Que si Dios se ocupa de la naturaleza ¿no va a cuidar de cada uno de nosotros?
● Jesús nos invita a poner toda nuestra confianza en el Señor: ”No andéis agobiados pensando qué vais a comer o qué vais a beber… ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso”.
● Pero alerta … ello no quiere decir que hemos de volvernos perezosos y que tenemos que dejar de trabajar y vivir sin esfuerzo alguno. Dios ha puesto el mundo en nuestras manos para que lo conservemos y mejoremos.
● El esfuerzo, el trabajo etc. son necesarios pero sin perder nuestra confianza en Dios Padre, dándole siempre en nuestras vidas un espacio importante para Él.