¡¡FIESTA DE LA CONFIRMACIÓN!! DOMINGO 19 DE NOVIEMBRE A LAS 10,30 HORAS. ¡¡FIESTA DE LA CONFIRMACIÓN!! DOMINGO 19 DE NOVIEMBRE A LAS 10,30 HORAS.

29 enero 2017

La dicha de los pobres

Resultado de imagen de bienaventuranzas
1. Jesús empieza con las bienaventuranzas el sermón de la montaña, con el que inaugura la llegada del reino. Este discurso no es ley ni código ni norma moral: es evangelio, anuncio gozoso de las condiciones para seguir a Jesús y ser discípulo creyenteLa constitución básica del cristianismo radica en el sermón de la montaña (lugar de la presencia de Dios), a partir de las bienaventuranzas. Lo pronuncia Jesús sentado, en actitud de enseñar.Con demasiada frecuencia, y de un modo superficial, nos hemos basado en los mandamientos como normas legales y morales. El cristianismo no es radicalmente una ética, aunque la supone; es una mística.
2. Se ha dicho, y con razón, que las bienaventuranzas son el tesoro espiritual más puro de la humanidadla respuesta, desde el evangelio y desde Cristo, a nuestra necesidad esencial de felicidad. Pero las bienaventuranzas dicen taxativamente que son «dichosos» los pobres y los perseguidos.
 Las bienaventuranzas son cristocéntricas (Jesús es el bienaventurado)escatológicas (de aquí y del final)paradójicas (no se entienden sin la fe) y universales (fundamentan la nueva creación)Los pobres son dichosos en presente (a pesar de sus sufrimientos), en futuro (habrá justicia plena) y en pasado (se han cumplido en Jesús, plenamente dichoso como resucitado).
3. Las bienaventuranzas no van dirigidas a individuos aislados o solamente a una «élite» de consagrados, sino a todos los creyentes, discípulos de Jesús, que forman la Iglesia. Son eje y directriz de la Iglesia. Constituyen lo más esencial del programa del reino y reflejan un nuevo modelo de persona y de comunidad. Aunque son difíciles de cumplir, pueden ser vividas en comunidades de gente sencilla y radicalmente evangélica, es decir, en la «Iglesia de los pobres». Así como Lucas habla en sus bienaventuranzas de situaciones, Mateo recalca las actitudes.
REFLEXIÓN CRISTIANA:
¿Queremos ser de verdad felices según las bienaventuranzas o según otra escala de valores?
¿Dónde se encuentran hoy los bienaventurados?
Casiano Floristán