¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

01 septiembre 2016

Domingo 4 septiembre: Para la Catequesis

Resultado de imagen de catequesis
XXIII Domingo del Tiempo Ordinario
4 de septiembre, 2016
Lecturas: Sabiduría 9,13-19; Salmo 89; Filemón 9b-10.12-17; Lucas 14, 25-33
Lo que cuesta seguir a Cristo
Mucha gente seguía a Jesús; y él se volvió y dijo: “Si alguno viene a mí y no me ama más que a su padre, a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun más que así mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no toma su propia cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Si alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿acaso no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con que terminarla? De otra manera, si pone los cimientos y después no puede terminarla, todos los que lo vean comenzaran a burlarse de él, diciendo:
“Este hombre empezó a construir, pero no pudo terminar.” O si algún rey tiene que ir a la guerra contra otro rey, ¿acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil soldados pueden hacer frente a quien va a atacarlo con veinte mil? Y si no puede hacerle frente, cuando el otro rey este todavía lejos, le mandara mensajeros a pedir la paz. Así pues, cualquiera de ustedes que no deje todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14, 25-33)

Reflexión
En las lecturas de esta semana vemos en la primera lectura como a veces la sabiduría de  Dios es misteriosa y no comprendemos su voluntad, pero El Espíritu viene siempre en nuestra ayuda para iluminarlos. En el evangelio Jesús nos dice que seguirle a Él tiene un costo. No podemos decir si, sin considerar a que nos estamos comprometiendo.
¿Son capaces de sacrificarse por los demás? ¿Qué creen que les pide Jesús? ¿Están dispuesto hacerlo, aunque les cueste?
Compartir
Actividad
Vivimos una época de mucho materialismo. Para seguir a Jesús necesitamos pensar mas en los demás y no centrarnos en tener cosas. Pensemos en algo bueno que podemos hacer Por los demás.
Oración
Señor, a veces buscamos lo más fácil y cómodo y servimos a nuestros propios dioses. Danos tu luz y generosidad para escuchar tu voz y seguirte, sabiendo que nuestro esfuerzo y sacrificio es pequeño comparado con la gracia de tu amor y presencia. Amen.