09 noviembre 2018

Recursos – Domingo XXXII de Tiempo Ordinario

PRESENTACIÓN DE UNA BOLSA CON DINERO
(Puede hacer la ofrenda una de las personas adultas de la comunidad)
ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo esta bolsa con dinero. Bien sabes que es uno de los motivos fundamentales de nuestras luchas y nuestros esfuerzos. Sin él, los hombres y las mujeres de hoy vivimos inseguros. Realmente él es nuestro apoyo existencial. Y, sin embargo, Tú viviste la radical pobreza y dijiste que los que como Tú la vivieran serían bienaventurados. Señor Jesús, hoy te lo ofrecemos, confiando en que Tú nos enseñes a poner nuestros corazones en el inmenso amor de Dios-Padre.
PRESENTACIÓN DE UNA PIEDRA
(La presenta un adulto de la comunidad; mejor si se mueve en la tarea de la evangelización)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo esta piedra, símbolo de la piedra angular, que es tu Hijo Jesucristo para la Iglesia. Sin él, la construcción entera se vendría abajo. No permitas que lo olvidemos. Haznos tener siempre presente que Él es la clave de la vida y de la existencia de la Iglesia. No tenemos otro Señor, a pesar de que, con frecuencia, busquemos sustitutivos a nuestra medida. Que todo lo nuestro sea en obediencia y para la alabanza de tu Hijo Jesucristo, la piedra clave de este edificio.
PRESENTACIÓN DE UNAS TIJERAS DE PODAR
(Un adulto de la comunidad presenta unas tijeras de podar)
ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo estas tijeras de podador. Todos y todas conocemos cuál es su finalidad y cómo, matando lo superfluo, generan nueva y más vigorosa vida. También sabemos que la permanencia en tu Hijo Jesucristo nos pone en situación de poda, de morir para resucitar. Que las dificultades de la poda no nos hagan desistir de vivir en Jesucristo, de imitarle y de identificarnos con Él.
PRESENTACIÓN DE UNOS EVANGELIOS
(Conviene que lo presente algún agente de la evangelización)
ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, te traigo y te ofrezco estos Evangelios y, con ellos, nuestra decisión firme de seguirlos y seguir los pasos de tu Hijo Jesucristo. Ellos son el libro de tus discípulos y discípulas, nuestro libro. De ellos dependen nuestras personas y nuestras vidas. Su cumplimiento lo queremos vivir como la ofrenda de nuestras personas, de nuestro ser y de nuestra existencia. Hoy, queremos unir nuestras vidas a la de tu Hijo Jesucristo. Seguro que Tú, así, nos las aceptas incondicionalmente, pues en tu Hijo se complementa lo que, por nuestra debilidad e infidelidad, somos incapaces de realizar. Lleva, Señor, nuestros deseos a la concreción de la realidad. Para ello te pedimos tu Espíritu Santo, que será nuestra fortaleza.
PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE LA PASTORAL DE LA SALUD
(Proponemos a un miembro de este grupo parroquial o comunitario, siempre que exista organizado. Sería interesante tener el proyecto ESCRITO para ofrecerlo a todos los participantes en la celebración)
ORACIÓN – EXPLICACIÓN: En los comienzos del curso pastoral, te queremos presentar, Señor y Padre nuestro, la labor que realizamos desde el Grupo de Pastoral de la Salud. Tu Hijo Jesucristo fue alguien muy cercano a los enfermos y enfermas, a los más marginados y marginadas y a los necesitados y necesitadas. Nosotros seguimos realizando, en su nombre, la misma labor: visitar a las personas enfermas, estar cerca de ellas y atenderles en sus necesidades. Todo esto lo recogemos en este sencillo proyecto que compartimos con toda la comunidad. Ayúdanos en esta hermosa y difícil labor. Esperamos tu ayuda, Señor.