20 octubre 2018

Oración: ME PIDO SER PRIMERO


Resultado de imagen de Mc 10, 35-45

Un día más me reúno con Jesús para saber un poco más de su vida y para que me enseñe cómo es ese Reino con el que sueña. Me preparo para lo que él quiera contarme. Para ello hago silencio y respiro hondo para relajarme un poco.
Las cosas que Jesús contaba a su grupo de amigos solían ser bastante sorprendentes. Por ejemplo les pedía que perdonaran siempre, que compartieran lo poco que tuvieran, o les decía que Dios es un Padre bueno que nos quiere tal y como somos.
Y hoy le vamos a escuchar diciendo otra de esas cosas sorprendentes. Que si quieres ser el primero, tienes que ponerte el último.
El texto es una adaptación de Mc 10, 35-45:
Santiago y Juan eran dos de los mejores amigos de Jesús. Un día se acercaron a él. Le dijeron: “Jesús, queremos pedirte una cosa. Cuando seas rey, queremos ser los más poderosos de tu reino, los que se sienten a tu derecha y a tu izquierda”. Jesús se entristeció y les preguntó: “¿Estáis seguros de que queréis pasar por lo mismo que yo?” (se lo decía porque Jesús sabía que le iban a perseguir). Ellos le dijeron que sí, aunque no entendían bien a qué se refería. Pero el resto de amigos de Jesús estaban ya muy enfadados por la petición, porque todos querían ser de los más poderosos. Y se pusieron a discutir entre ellos. Era un jaleo, todos gritando y criticándose unos a otros: “Tú eres un ambicioso”. “Pues tú eres un caradura”. Entonces Jesús, muy serio, les interrumpió y les dijo: “Mirad, todo el mundo quiere ser poderoso, rico, aplaudido. Todo el mundo quiere tener criados, y gente a su servicio. Pero vosotros no seáis así. El que quiera ser más grande, que piense en ayudar más a otros. Y el que quiera ser el más poderoso, que ponga sus talentos al servicio de los demás”.

Según Jesús el más grande es quien más ayuda y el más poderoso es quien se pone a servir a los demás. Te imaginas un mundo en el que todos hiciéramos eso.
Sería una carrera en la que competimos por no ser los primeros. Competimos por estar a gusto juntos.
Antes de terminar vamos a escuchar una canción que nos habla de un mundo así, en el que ayudar a los demás nos hace grandes. En el que somos hermanos entre hermanos.
Poco a poco intentaré amar
a ser quien soy, siendo sincero y puro,a ganarme con sudor el pany a no poseer nada, nada innecesario. 
Simplemente intentaré amar,y ser hermano, ser universal,sin miedo a caminar,sin miedo al avanzar,sin miedo al qué dirán.
El mundo empezará a cambiarsi buscas libertad,sin miedo en tu interior. 
Poco a poco intentaré amar,
no imponer mi forma de pensar,a pensar un poco en los demás,un hermano entre los hermanos.
No sintáis temor.Es Jesús quien dice no sintáis temor.
         Plegaria interpretado por Kairoi, «Caminando»
Hace unas semanas Jesús nos hablaba también de los primeros y los últimos. Por eso vamos a recordar ahora algo que decíamos entonces. Para que él nos ayude a distinguir siempre quienes son los primeros y los últimos.
Primeros y últimos
Los humildes (primeros), los presumidos (últimos).Los generosos (primeros), los egoístas (últimos).Los que sirven (primeros), los que exigen (últimos).Los que abrazan (primeros), los que insultan (últimos).Los que agradecen (primeros), los que no agradecen (últimos).Los que comparten (primeros), los que acaparan (últimos).
Padre nuestro,que estás en el cielo,santificado sea tu Nombre;venga a nosotros tu reino;hágase tu voluntaden la tierra como en el cielo.Danos hoy nuestro pan de cada día;perdona nuestras ofensas,como también nosotros perdonamosa los que nos ofenden;no nos dejes caer en la tentación,y líbranos del mal.Amén.