06 octubre 2018

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre

Se le acercaron unos fariseos y le preguntaron con intención de tentarlo: «¿Le está permitido al hombre separarse de su mujer?». Jesús les respondió: «¿Qué os mandó Moisés?». Ellos dijeron: «Moisés mandó escribir un acta de divorcio y despedirla». Jesús les dijo: «Moisés escribió este precepto por la dureza de vuestros corazones. Pero al principio de la creación Dios “los creó hombre y mujer. Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne”. Por lo tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre». Ya en casa, de nuevo los discípulos le preguntaron acerca de esto; Jesús les dijo: «El que se separe de su mujer y se case con otra comete adulterio contra la primera; y si la mujer se separa de su marido y se casa con otro comete adulterio».
Le presentaron unos niños para que les impusiera las manos. Los discípulos los regañaban. Pero Jesús, al verlo, se indignó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño no entrará en él». Los tenía en brazos y los bendecía imponiéndoles las manos.
Marcos 10, 2-16

Comentario del Evangelio
Trataban de poner a prueba a Jesús porque para ellos Jesús les decía cosas incómodas, cosas que no querían escuchar. Muchas veces hay personas que nos dicen verdades y no las quere- mos escuchar… Debemos estar abiertos a que nos digan cosas que no nos gustan, que seguro que nos harán crecer.

Y Jesús les contesta siempe desde el amor, apostando por el amor en el matrimonio y por el te- ner siempre cerca a los niños. Sabemos que hay muchas familias con problemas, donde padres y madres tienen problemas y donde también hay falta de amor entre padres e hijos. Nosotros debemos estar atento a todo esto y ayudar en lo posible.

Para hacer vida el Evangelio
• ¿Conoces alguna situación de alguna familia en la que hay problemas entre ellos?
• ¿Por qué es importante la familia para todos nosotros? ¿Qué podemos hacer para ayudar en las situaciones en las que hay problemas en las familias?
• Escribe un compromiso para ser una persona atenta a los problemas de relaciones en las familias.
Oración
Sabemos que necesitamos
cuidarnos mutuamente,
pero la vida nos arrastra y se nos olvida. 
Hazte Tú presente en todas nuestras casas
y ayúdanos a cuidar el clima de familia
y el calor de hogar.
Enséñanos, Señor, a acompañar
la vida de los separados,
a entender el dolor de las familias rotas, 
sabiendo ser amigos en los que puedan apoyarse
y encuentren una mano tendida
que les pueda ayudar.
Que tu Iglesia, Señor, y toda tu gente, 
sepa hacer familia en torno suyo,
que no condene a nadie, que no critique nada, 
y que acompañe, solo, el dolor de alrededor. 
La familia está en crisis, las parejas se rompen, 
los niños están solos y es un tiempo difícil, 
por eso te necesitamos, en medio de nosotros, 
apóyanos, ayúdanos y llénanos de Amor, 
para hacerlo mejor.