21 octubre 2018

Ábreme tu corazón

Resultado de imagen de DOMUND 2018
DOMUND. Palabra que nos resulta un tanto extraña. Proviene de DOmingo MUNDial de la propagación de la fe cristiana. Es creación de la Iglesia que ha sido la primera institución en crear un Departamento destinado a dar a conocer su mensaje a sus seguidores. El lema escogido para esta jornada de 2018 es “CAMBIA EL MUNDO” Ciertamente un lema breve, vigoroso.
Un sufí musulmán, de nombre Bayazid, rogaba a Dios todos los días fervorosamente: “Señor dame fuerzas para cambiar el mundo”. A medida que fui haciéndome adulto caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma. Cambié mi oración y comencé a decir: “Señor dame la gracia de transformar a cuántos entren en contacto conmigo, aunque solo sea familiares y amigos”. Con eso me doy por satisfecho. Ahora que soy un viejo y tengo los días contados he empezado a comprender lo estúpido que he sido. Mi única oración es la siguiente: “Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo”. Si yo hubiera orado así desde el principio, no habría malgastado mi vida.

Día del DOMUND. Mirada al mundo. Celebramos el día del DOMUND. Ésta jornada misionera fija su atención principalmente en aquellas personas y regiones que no han sido evangelizados o al menos han sido poco evangelizados. Regiones, que por otro lado, ya no sólo se localizan en África o Asia, las descubrimos entre nosotrosen nuestras familias, en nuestros pueblos, en nuestros barriosA nuestras catequesis parroquiales acuden niños que no saben hacer la señal de la cruz. Tenemos que cambiar el mundo, al menos intentar mejorarlo. Pero no olvidemos que lo primero que tenemos que cambiar es nuestro yo, nuestra persona y después…
El mundo de las Misiones está muy relacionado con el mundo de los refugiados y con el fenómeno de la migración, con el de la injusticia y el de la desigualdad.Analizando con profundidad esta realidad nos topamos con aspectos importantes. Por ejemplo un cantautor, Manu Chao y un poeta africano nos dejan dos perlas: ”Me dicen el clandestino por no llevar papel. Sólo voy con mi pena. Correr es mi destino” El poeta africano René Philombe escribe: “Yo no soy negro, yo no soy oriental, yo no soy un blanco, yo solo soy un ser humano. Ábreme tu puerta, ábreme tu corazón”.
Jesús nos dio un doble recado o encargo: “Dadles vosotros de comer”. Y en otra ocasión añadió “Id por todo el mundo y mostrarles cuanto yo os he enseñado”.
Josetxu Canibe