07 agosto 2018

PAN VIVO, EN UN MUNDO MUERTO


Resultado de imagen de Yo soy el pan vivo bajado del cielo -

Javier Leoz

Fortaleces, con tu pan,
al que hambriento de otros panes
cae bajo el peso de su propia debilidad.
Nos sacias, Señor, con tu ternura
y, cuando falla el calor humano,
te haces encuentro, caricia,
abrazo, respuesta y amor entregado
Eres pan vivo, Señor,
en un mundo que, creyéndose seguro,
es zarandeado al viento de su propio egoísmo.
Eres pan vivo, Señor,
que, cuando se recibe con fe,
produce el milagro del amor sin farsa
el milagro de la fe sin fisuras
el milagro de las manos abiertas
el milagro de darse sin agotarse
Eres pan vivo, Señor,
y quien te recibe, vive eternamente
quien te recibe, cree y espera
quien te come, ama y se entrega
quien te comulga, perdona y olvida
Eres pan vivo, Señor;
ayúdame a responderte con mi fe
enséñame a ver más allá de mi mismo
condúceme hasta tu regazo
para que, allá donde yo vaya,
siempre contigo me encuentre.
Y, cuando yo crea sentirme demasiado vivo,
haz que, con tu pan,
comprenda que el mundo
está demasiado muerto
cuando es incapaz de reconocerte
como el pan vivo y verdadero sustento.
Amén.