02 agosto 2018

Domingo 5 de agosto: ¿Qué me dice Jesús hoy?

Resultado de imagen de jesús de nazaret
JESÚS ES REAL
“Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan no porque han visto señales, sino porque comieron pan hasta llenarse. Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre este ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación” (Juan 6, 26-27).
La compañía de la bebida Coca Cola ha estado en producción por más de 100 años. ¿Hay alguien aquí que nunca haya tomado o probado una Coca Cola? Me extrañaría que así fuera. Ahora, hay muchos refrescos, pero solo una Coca Cola. De hecho, una de los eslóganes más populares usados por publicidad de la Coca Cola es “Coca Cola – es real.” La Coca Cola puede ser lo “real” cuando se trata de refrescos, pero en la lectura bíblica de hoy, aprenderemos lo que es más importante cuando se trata de “lo real” de nuestra vida.
En nuestra lección bíblica, una multitud que había estado presente al Jesús alimentar a 5000, estaban buscándole. Al no encontrarlo, se fueron en sus barcas al otro lado del lago y allí encontraron a Jesús. Al encontrarle le preguntaron: “Rabí, ¿cuándo llegarte acá?’

Jesús les respondió: “Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan no porque han visto señales, sino porque comieron pan hasta llenarse. Trabajen, pero no por la comida que es perecedera, sino por la que permanece para vida eterna, la cual les dará el Hijo del hombre. Sobre este ha puesto Dios el Padre su sello de aprobación.”
La verdad es que no estoy seguro de lo que deseaba indicar Jesús al decir que Dios le había puesto su sello de aprobación, pero sí recuerdo que cuando Jesús fue bautizado por Juan el Bautista, se oyó una voz del cielo decir: “Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él”. También recuerdo que cuando Jesús estaba en el Monte de la Transfiguración con Moisés y Elías, se escuchó una voz del cielo que dijo: “Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él. ¡Escúchenlo!” Estos dos eventos pudieran ser considerados, sin lugar a dudas, sellos de aprobación de Dios a su Hijo.
Después de Jesús indicarle a la gente que Dios le había dado su sello de aprobación, ellos le dijeron: “¿Y qué señal harás para que la veamos y te creamos? ¿Qué puedes hacer? Las Escrituras dice que Moisés le dio a nuestros antepasados pan del cielo a comer.”
Jesús les contestó: “Ciertamente les aseguro que no fue Moisés el que les dio el pan del cielo. El que da el verdadero pan del cielo es mi Padre y ahora les ofrece ese pan. Yo soy el pan de vida. El que en mí cree nunca pasará hambre.”
Algunas personas están buscando un signo de parte de Dios que les demuestre que Jesús es real. En la palabra de Dios, Él nos ha dado el único signo que necesitamos. Él le ha dado a Jesús su sello de aprobación. Le dijo: “Este es mi Hijo.” ¡No hay duda que Jesús es real!
Padre, te damos gracias por haber enviado a tu Hijo. Agradecemos grandemente el saber que Jesús es real y que lo único que necesitamos es creer en Él. En su nombre hemos orado. Amén.