31 julio 2018

Domingo 5 agosto: Moniciones 1


Resultado de imagen de LITURGIA

Inicial.

En este primer domingo de Agosto, percibiendo ya el sonido de las fiestas de San Lorenzo, el Señor nos reúne de nuevo en torno al altar, para celebrar juntos la Eucaristía.

Como aquellos discípulos que buscaban a Jesús y se congregaban en torno suyo, también hoy hemos venido aquí personas de distintos sitios, con ilusiones y problemas distintos, pero compartiendo el mismo objetivo: querer seguir a Jesús, vivir una vida al estilo de Jesús. Él está siempre junto a nosotros, cercano a nuestro caminar. Él es el alimento de nuestras vidas. Él es el pan de vida, el que quita el hambre y la sed para siempre.


Primera Lectura.

Dios alimentó a su pueblo errante por el desierto con el maná. Y su pueblo se rebela por la libertad obtenida, añorando la buena comida del cautiverio en Egipto.

Segunda Lectura.

San Pablo, en su carta a los cristianos de Éfeso, nos recuerda que una actitud cristiana fundamental es la de dejarse renovar por el Espíritu Santo, pasando de un modo de obrar humano a otro completamente nuevo, el que nos enseñó Jesús.

Evangelio.

La gente, después de ser alimentada maravillosamente por Jesús, lo busca. Entonces les promete un pan que el que lo come ya no tendrá hambre, ni sed. Es el mismo Jesús quien se da como pan de vida.     
Puesto de pie, cantamos aleluya.