09 mayo 2018

La Ascensión del Señor: Misa de Familia

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: El Señor, en su Ascensión, nos invita a trabajar por su Reino

*Idea: El Resucitado nos espera en el cielo

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos, amigos todos:

Poco a poco, la Pascua, va tocando a su fin. Hoy, con la fiesta de la Ascensión, nos damos cuenta que –Jesús- sube a los cielos. Va a encontrarse con Dios.

Es la culminación a toda su obra: su obediencia y su disposición a la voluntad de Dios, hace que –ahora- goce de la presencia del Padre en el cielo.


Y, por cierto, si nosotros seguimos sus pasos, sus consejos, su estilo de vida….también nos esperará esa misma suerte que, Cristo, hoy disfruta en el cielo. ¿Lo soñamos así?

Nos ponemos de pie y cantamos

2. MONICIÓN A LA ASPERSION DEL AGUA

Un domingo más, en esta Pascua 2015, inclinamos nuestras cabezas y recibimos con mucha alegría el agua bendecida. Nos comprometemos, al recordar nuestro bautismo, a secundar los deseos y los caminos de Jesús. A descubrir la senda que conduce hacia el cielo en medio de tanto atajo.

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Los últimos pasos de Jesús en la tierra y, por supuesto, sus últimas palabras y hechos con los apóstoles; la vida que tienen que llevar los cristianos para encontrarse con Dios y el relato de la Ascensión del Señor a los cielos, lo podemos escuchar en las tres lecturas que en este día vamos a proclamar. Os invito a que lo hagamos con atención y, sobre todo, pensando en ese cielo en el que Jesús nos espera.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Por el Papa Francisco. Por nuestro Obispo (...) Por todos los católicos comprometidos en la vida práctica de la Iglesia. Para que encuentren en Dios que habita en el cielo la fuerza para seguir trabajando por el Reino de Dios. Roguemos al Señor

4.2. Por todos nosotros. Para que no nos conformemos con los trofeos o los premios que el mundo nos ofrece. Para que aspiremos a esa otra recompensa que Dios dará a los que se fíen y crean en El. Roguemos al Señor.

4.3. Por los montañeros. Por todos los que escalan altas cumbres. Para que el deporte sea un motivo de encuentro entre las personas y una llamada a cuidar con salud nuestras personas. Roguemos al Señor.

4.4. Un recuerdo especial por los que proclaman con fuerza el mensaje cristiano. Por los misioneros, los sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares. Para que el Espíritu Santo les acompañe. Roguemos al Señor.

4.5. Por todos los que nos han acompañado en nuestras familias y, la muerte, nos los ha arrebatado. Para que descansen en paz. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con esta ESCALERA queremos simbolizar la alegría de ser cristianos. Aquí estamos llamados a querernos como Jesús nos amó. Pero, después, un cielo grande nos espera. La escalera para llegar hasta ese cielo son los mandamientos, la fe, la esperanza, la caridad y sobre todo… JESÚS.

5.2. Con esta COPA (trofeo) queremos simbolizar el triunfo de Jesús sobre la muerte. Y, sobre todo, el premio que Dios le da por haber colaborado con El en la salvación de la humanidad. Ahora, Jesús, nos espera en el cielo. GRACIAS, SEÑOR

5.3. El pan y el vino, siempre agradables a Dios, los depositamos en la mesa del altar. En estas ofrendas queremos simbolizar nuestra confianza total en el Padre. Que nunca nos falte el alimento necesario para vivir y para darle gracias.

6. ORACIÓN FINAL

LO TIENES MERECIDO, SEÑOR

Por habernos amado tanto

Por haber cumplido la voluntad del Padre

Por habernos hablado tanto de DIOS

LO TIENES MERECIDO, SEÑOR

Porque de Dios viniste y a Él te vas

Porque Tú nos dijiste cómo era

Porque Tú nos enseñaste a amarle

LO TIENES MERECIDO, SEÑOR

Sí, Jesús:

Tienes merecido el cielo

Tienes merecido el abrazo con Dios

Tienes merecido el abrazo de tu Madre

Tienes merecido ese lugar

que todos aguardamos y esperamos

EL CIELO

Ayúdanos, Señor, a conquistarlo

Enséñanos, Señor, a no olvidarlo

Guárdanos, Señor, en tu nombre

Llévanos un día, Señor, al cielo

Amén