¡¡NUEVO CURSO PASTORAL!! COLABORA Y PARTICIPA EN LA PARROQUIA!!

¡¡Colabora con nosotros!!

¡¡¡Comienza un nuevo Curso Pastoral!!! ¿Quieres colaborar con nosotros? ¿Quieres participar en algún grupo? Son muchas las actividad...

08 abril 2018

Domingo II de Pascua

Dios entra por los sentidos. Es lo que le pasó a Tomás. Este hombre decía lo que dice mucha gente cuando se plantea el tema de Dios: “si no lo veo no lo creo”. Tomás quería ver, tocar, palpar. Y Jesús se lo concedió.
Pero, ¿qué vio y tocó Tomas? Vio y tocó llagas de dolor y muerte. Palpó cicatrices de sufrimiento. Y ahí, en eso, en lo que entra por los sentidos, Tomás se dio de cara con la fe: ¡Señor mío y Dios mío! Esto no quiere decir que el camino para ir a Dios sea el camino del dolor. Dios no quiere el sufrimientoLo que ocurre es que en esta vida hay mucha gente que sufre más de lo que puede soportar. Y esto supuesto, la fe en la resurrección se expresa en el hecho de que nos pone en el recto camino para prestar atención a los padecimientos y esperanzas del pasado; y para aceptar el desafío de los muertos.
Dichosos los que creen sin haber visto a Jesús.Hoy la presencia de Jesús está allí donde los que le buscan, encuentran llagas de dolor y muerte. Si, en lugar de eso, encuentran poder, pompa y boato, no podrán decir: “¡Señor mío y Dios mío!”.
José María Castillo