13 septiembre 2017

Notas para fijarnos en el Evangelio del domingo 17 septiembre


Resultado de imagen de perdonar hasta setenta veces 7

● Si la corrección es necesaria en la vida de la comunidad, como se nos decía el domingo pasado, el perdón también es una de las características que deben darse en toda comunidad cristiana. 
● Pedro, seguramente, ha oído a Jesús hablar del perdón y quiere una norma concreta a la que atenerse. 
● Le dice a Jesús si tiene que perdonar hasta siete veces siete, o sea muchas; con lo que ya supera lo que decían los maestros judíos. 
● Pero la respuesta de Jesús no pone número, límite al perdón sino que dice que hay que perdonar siempre. 
● Y como explicación Jesús les cuenta la parábola.

Fuente: Acción católica 

● Al rey de la parábola, al ver postrado a sus pies al siervo, se le conmueven las entrañas, se llena de compasión y perdona toda su deuda, que era una cantidad astronómica. 
 ● Según Flavio Josefo el talento vale diez mil denarios; luego diez mil talentos suman cien millones de denarios. El jornal de un obrero era de un denario al día. 
● Este siervo perdonado no es capaz de hacer lo mismo con un compañero que le debe una cantidad ridícula: cien denarios. 
● La diferencia entre ambos es que el rey tiene compasión y el siervo no. Éste será condenado por no tener compasión. 
● Jesús nos propone un perdón sin medida, sin límites o sea: siempre. 
● Y esto ¿porqué? ¿Dónde se apoya Jesús para pedir un perdón tan grande? 
● Simplemente porque esa es la manera de actuar de Dios que es “compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en clemencia… no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas”. 
● En el relato se nos muestra la forma de actuar Dios con nosotros y al mismo tiempo se nos describe nuestra manera de hacer. 
● También nosotros hemos sido agraciados con el perdón de Dios. Y como Dios nos ha perdonado lo lógico es que nosotros también nos perdonemos. 
● Si nosotros no perdonamos no podemos pedirle a Dios que nos perdone. 
● Bueno es que recordemos aquella máxima de la Palabra de Dios: “con la medida con que midáis, con esa medida seréis medidos”. 
● Perdonar no es nada fácil, requiere valentía y sobre todo la ayuda de Dios. 
● Sabiendo lo difícil que nos resulta perdonar Jesús nos pide que a diario se lo pidamos a Dios, en la oración del Padrenuestro: ”perdona nuestra ofensas como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido”.