¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

29 abril 2017

III Domingo de Pascua: Misa con niños

Resultado de imagen de Camino de Emaús
DOMINGO III DE PASCUA (A)
“Emaús”
30 de abril de 2017
(Es éste un domingo que ya nos ha situado escolarmente en el último trimestre: escuela, trabajo, juego, catequesis, familia, primeras comuniones… En este contexto se proclama el episodio de Emaús, que más que una anécdota es un auténtico itinerario de encuentro con Jesús.
  • Va a comenzar el mes de mayo: se puede destacar en el momento de la despedida de la misa.. Siguen destacando los signos de fiesta pascual.
  • Un signo para la celebración: una pequeña mesa con un pan y una jarra de vino y algunos vasos.
  • Canción para la celebración: “Te conocimos al partir el pan”.


1. MOTIVACIÓN
Amigos: Ya llevamos unos días de clases y trabajos. También seguimos con las reuniones de catequesis o de grupos. Y todo esto, con la gran alegría de saber que Jesús Resucitado nos acompaña. Hay que saberlo descubrir. Siempre está junto a nosotros. Lo vamos a escuchar hoy en el evangelio de Emaús. Comenzamos la celebración y comenzamos cantando un canto de alegría.
2. CANTO “La fiesta del Señor” (Erdozain). Aleluya, aleluya, es la fiesta del Señor.
Aleluya, aleluya, el Señor resucitó (bis).Ya no hay miedo, ya no hay muerte;
ya no hay penas que llorar;

porque Cristo sigue vivo,
la esperanza abierta está.
Cuando un hombre a tu lado ya no sabe caminar.
No le dejes de la mano,dale tu felicidad.
3. SALUDO DEL SACERDOTE
4. PETICIÓN DE PERDÓN
  • Porque no te reconocemos al partir el pan de la Eucaristía. Señor ten piedad.
  • Porque no te reconocemos en tu Palabra de vida. Cristo ten piedad.
  • Porque no te reconocemos en las personas que caminan junto a nosotros. Cristo ten piedad.
  •  
5. GLORIA (Se pueden cantar estas estrofas)
Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.
Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.
Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.
Aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya.
6. PRIMERA LECTURA (Hechos de los Apóstoles 2, 14. 22-33) Lectura de los Hechos de los Apóstoles:
El día de Pentecostés, se presentó Pedro con los once, levantó la voz y dirigió la palabra:
– Escuchadme, israelitas: Os hablo de Jesús Nazareno, el hombre que Dios acreditó ante vosotros realizando por su medio los milagros, signos y prodigios que conocéis. Conforme al plan previsto y sancionado por Dios, os lo entregaron, y vosotros, por mano de paganos, lo matasteis en una cruz. Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte.
Palabra de Dios.
7. CANTO: “Resucitó” (Kilo A.)
Resucitó, resucitó, resucitó, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya, resucitó.
La muerte, ¿dónde está la muerte?
¿dónde está mi muerte?

¿dónde su victoria?
Alegría, alegría hermanos,
que si hoy nos queremos es que resucitó.
8. EVANGELIO (Lucas 24, 13-35). En el camino de Emaús.
(Hoy se presenta el texto seguido para ser proclamado por el sacerdote. La narración se presta a que unos niños vayan representando, de manera sencilla, lo que narra el sacerdote. O pueden estar sentados en la mesa y hacer los gestos relacionados con el pan).
Lectura del santo evangelio según San Lucas:
Dos discípulos de Jesús salieron de Jerusalén hacia un pueblo cercano, que se llama Emaús. Iban comentando lo que le había sucedido aquella semana. Y mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos, sin que ellos lo reconociesen.
Jesús les preguntó: ¿De qué estáis hablando?, ¿qué es lo que ha pasado? Ellos le contestaron: se ve que eres el único forastero en Jerusalén que no sabe lo sucedido allí estos días. Y Jesús les siguió preguntando: pero, ¿qué es lo que ha pasado? Ellos le dijeron: lo de Jesús Nazareno: que fue un profeta de Dios, pero le condenaron a muerte y le crucificaron. Nosotros esperábamos que fuera el libertador de Israel. Pero ya ves, hace dos días que sucedió esto. Es verdad que unas mujeres de nuestro grupo dijeron que había resucitado, pero a Él no le vieron.
Entonces Jesús les dijo: ¡Qué necios y torpes sois para creer lo que estaba anunciado por los profetas! ¿No era necesario que ocurriera todo eso para demostrar que era el Mesías? Y Jesús siguió hablándoles sobre estas cosas.
Al llegar a la aldea, Jesús hizo ademán de seguir adelante, pero ellos le dijeron: Quédate con nosotros porque anochece y el día ya declina. Jesús aceptó y entró para quedarse con ellos.
Comenzaron a cenar y Jesús tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio.
Al hacer esto, ellos le reconocieron al instante, pero Jesús desapareció de su presencia.
Ellos comentaban entre sí: ¿no ardía nuestro corazón mientras en el camino nos hablaba y explicaba las Escrituras? Se levantaron a toda prisa y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a sus compañeros que estaban comentando que era verdad que Jesús había resucitado, pues se había aparecido a Simón Pedro.
Entonces ellos contaron lo que les había ocurrido en el camino de Emaús y cómo le habían reconocido en la fracción del pan.
Palabra del Señor.
9. COMENTARIO
  • ¿Qué te ha parecido esta narración?
  • ¿Qué nos dice?
  • Emaús es un camino que debe hacer toda persona, también el niño o el joven, que quiera experimentar a Jesús: caminar junto a Él, escucharle en su Palabra, partir el Pan junto a otros creyentes.
  • Emaús: “imagen” de una pedagogía de la fe.


10. ORACION DE FIELES. PETICIONES
  1. Para que todos nosotros seamos portadores de la alegría por la resurrección de Jesús. Roguemos al Señor.
  2. Para que ayudemos a otras personas a experimentar que Jesús no está lejos de nosotros. Roguemos al Señor.
  3. Para que los niños y niñas que hacen la Primera Comunión en estos días estén muy alegres y vivan este día como un regalo de Jesús. Roguemos al Señor.
  4. Para que el viaje del Papa a Egipto dé frutos de paz y de unión entre los pueblos. Roguemos al Señor.
11. ACCIÓN DE GRACIAS. (Canto: “Te conocimos al partir el pan”).
Andando por el camino te tropezamos, Señor.
Te hiciste el encontradizo nos diste conversación;
tenían tus palabras fuerza de vida y amor, ponían esperanza
y fuego en el corazón.
Te conocimos, Señor, al parir el pan,
Tú nos conoces, Señor, al parir el pan. (bis).
Llegando a la encrucijada Tú proseguías, Señor.
Te dimos nuestra posada, techo, comida y calor.
Sentados como amigos,
a compartir el cenar, allí te conocimos,
al repartirnos el pan.
12. PARA LA VIDA
(Recordar que mañana empieza el mes de mayo, motivo para acercarnos más a la Virgen María).