¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

21 marzo 2017

IV Domingo Cuaresma. Peticiones de Perdón

Resultado de imagen de perdón
(A)
Como los discípulos de Jesús, pedimos aumento de fe y perdón por nuestra poca fe
– Nuestros ojos se llenan de escamas y no sabemos verte. Y construimos un dios a nuestra imagen. SEÑOR, TEN PIEDAD…
– Nuestros ojos se hacen a la oscuridad, nos resistimos a las obras de la luz. CRISTO, TEN PIEDAD…
– Nuestros ojos necesitan el barro que sana y limpia y hace ver la novedad que Tú, Señor, nos das en Jesús, tu Hijo. SEÑOR, TEN PIEDAD…

(B)
– Aunque una madre se olvide del hijo de sus entrañas, el Señor no se olvida de nosotros. SEÑOR, TEN PIEDAD…
– Aunque una madre se olvide del hijo de sus entrañas, el Señor no se olvida de nosotros. CRISTO, TEN PIEDAD…
– Aunque una madre se olvide del hijo de sus entrañas, el Señor no se olvida de nosotros. SEÑOR, TEN PIEDAD…

Sacerdote: A veces decimos: “El Señor me ha olvidado; el Señor ha sido injusto conmigo; el Señor no se acuerda de mí; tantas novenas, tantas oraciones, tantas cosas hechas por Dios y ahora Dios me paga así, no atiende mis súplicas, no hace lo que le pido”. Así decimos, así nos comportamos con Dios. Así demostramos que no creemos en Dios y que queremos que Dios esté a nuestro servicio.
Hoy, Señor, reconocemos que somos pecadores y que nuestra fe es pobre. Hoy recordamos que tú no nos olvidas, aunque una madre se olvide de su hijo. Tus entrañas son entrañas de misericordia. Hoy, Señor, pedimos perdón de nuestra ceguera y de nuestras pretensiones y exigencias. Hoy, Señor, reconocemos que somos pecadores e imploramos que tengas misericordia de nosotros, perdones nuestros pecados y nos lleves a la vida eterna.

Todos: Amén
(C)
– Por todas las veces que, ante las injusticias, ante acontecimientos inadmisibles, hemos permanecido fríos, callados, paralizados y, con ello, hemos preferido la muerte: SEÑOR, TEN PIEDAD…
– Por todas las veces que, por miedo a hacernos notar y perder así algunas ventajas, hemos preferido callar, dejar hacer y, con ello, hemos preferido la muerte: CRISTO, TEN PIEDAD…
– Por todos los cambios que no hemos querido realizar en la familia, en las condiciones de trabajo, en la Iglesia y, por ello, haber preferido la muerte: SEÑOR, TEN PIEDAD…