¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

21 marzo 2017

IV Domingo Cuaresma: Moniciones de entrada

Resultado de imagen de moniciones
(A)
Hay muchas cosas necesarias y, cuando nos faltan, nos sorprenden incómodamente.
Así ocurre, por ejemplo, con el agua y con la luz.
De ambas cosas nos habla el Señor como “signo” de lo que es él para nosotros.
Si el domingo pasado el Señor se nos presentaba como Agua que calma la sed de todo hombre que se acerca a él con buena voluntad, hoy se nos presenta como Luz que ilumina nuestra vida.
Cristo-Jesús se nos ofrece como Luz. Nosotros no siempre caminamos iluminados por su resplandor, sino que recaemos en la oscuridad del pecado.

(B)
En la celebración de hoy, el Señor nos propone hacer nuestra la experiencia del ciego de nacimiento; de alguna manera, somos ciegos. Pasamos unos junto a otros y no nos vemos. Miramos a las cosas y se nos escapa su sentido. El problema no es de nuestros ojos, sino del corazón. Es una alegría poder acudir con sencillez, a Jesús y decirle: “Creo, Señor”.
Él nos dará un corazón y una mirada nueva. Con esta confianza comenzamos la Eucaristía.

(C)
El ciego de nacimiento del Evangelio de hoy nos representa a todos.
Nuestra ceguera espiritual es importante, porque sólo vemos lo superficial, sólo nos fijamos en las apariencias; ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos, ni conocemos a los demás, ni conocemos a Dios.
Cristo es LUZ, porque ve lo que hay en el corazón del hombre; porque nos enseña lo que es el hombre; porque nos dice lo que es Dios; porque nos da la luz de la fe.
Que la fe en Cristo ilumine la oscuridad de nuestra vida y que nuestra fe sirva de ayuda a otras personas.

(D)
El pasaje del ciego al que Jesús hizo ver nos prepara para la fiesta de la luz en la solemne Vigilia Pascual. La luz de la fe ilumina toda nuestra vida. Quien peca contra luz corre el riesgo de permanecer ciego para siempre.
Espiritualmente todos somos al menos parcialmente ciegos a quienes Jesús tiene que dar la visión nueva de la fe. La fe o el aumento de la fe no produce cambios externos, pero ayuda a ver a interpretar y valorar las cosas de manera nueva y más profunda.