10 marzo 2017

II Domingo Cuaresma: Para la Catequesis del Domingo

Resultado de imagen de la transfiguración
Segundo Domingo de Cuaresma
12 de marzo 2017
Lecturas: Génesis 12: 1-4; Salmo 32; 2 Timoteo 1, 8-10; Mateo 17, 1-9
La transfiguración de Jesús
En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, el hermano de éste, y los hizo subir a solas con él a un monte elevado. Ahí se transfiguró en su presencia: su rostro se puso resplandeciente como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la nieve. De pronto aparecieron ante ellos Moisés y Elías, conversando con Jesús.
Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Señor, ¡qué bueno sería quedarnos aquí! Si quieres, haremos aquí tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.
Cuando aún estaba hablando, una nube luminosa los cubrió y de ella salió una voz que decía: “Éste es mi Hijo muy amado, en quien tengo puestas mis complacencias; escúchenlo”. Al oír esto, los discípulos cayeron rostro en tierra, llenos de un gran temor. Jesús se acercó a ellos, los tocó y les dijo: “Levántense y no teman”. Alzando entonces los ojos, ya no vieron a nadie más que a Jesús.

Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó: “No le cuenten a nadie lo que han visto, hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos”. (Mateo 17, 1-9 )
Reflexión
En su transfiguración, Jesús se muestra a sus mejores amigos tal cual es, revelando su secreto más íntimo, el hecho de ser el Hijo de Dios. Es una llamada a escuchar a Jesús como prioridad. La Transfiguración nos da un anticipo del triunfo de Jesús y razones para confiar en Dios ¿Que situaciones de dificultad vive su barrio o comunidad? ¿Alguna vez han estado tan contentos en un lugar que no querrían irse? ¿Porque tuvieron que salir? ¿A quiénes escuchan con gusto? ¿Qué cosas les cuesta trabajo? ¿Que los anima? Compartir
Actividad
Escenificar la lectura del evangelio de hoy.
Explicarles que Moisés y Elías son signos de la ley y los profetas, los dos pilares del judaísmo.
Jesús es el profeta por excelencia y quien lleva plenitud la ley del Antiguo testamento, elimina las cargas de esta y nos enseña la ley del amor de Dios.
Oración
Señor Jesús, tu nos das luz y confianza para seguir caminando cuando las cosas se hacen difíciles. Tu nos muestras tu resplandor en la bondad, la sonrisa la generosidad y el cariño de nuestros amigos y familiares. Gracias por hacernos hijos tuyos. Amen.
LA TRANSFIGURACION GUIA PARA CONTARLO CON TITERES
1-En los tiempos de Jesús, la vida se parecía en muchos aspectos a nuestra vida de hoy. La gente estaba ocupada trabajando y se iba apuradamente de un lugar a otro. A Jesús le gustaba mucho enseñar a las personas acerca de Dios Nuestro Padre: trataba de enseñarles como es El en realidad. Muchas veces iba por los caminos polvorientos con sus amigos: trabajaban muchas horas sin parar y dormían poco. Él tenía que interrumpir su actividad, de vez en cuando, igual que lo hacemos nosotros, para encontrar un lugar tranquilo, no demasiado alelado, donde podía ir a descansar con sus amigos.
2. Una vez Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan (señalé a cada uno) con El al Monté Tabor.
Es una montaña hermosa con árboles y flores y pasto, un cielo azul y aire fresco y refrescante. La vista desde la montaña es espléndida; se puede contemplar todo el valle, con sus árboles frutales y sus campos. ya listos para la cosecha.
3. Durante Su estadía en el Monté Tabor ocurrió algo muy sorprendente. De repente cambió la apariencia de Jesús (reemplace a Jesús por el Jesús transfigurado) Su cara se hizo radiante como el sol y Sus vestiduras blancas como la nieve. Sus amigos apenas podían contemplarlo. Vieron que Jesús hablaba con Moisés y Elías, los dos hombres, más grandes entre todos los profetas elegidos por Dios. Pedro, Santiago y Juan sabían que hada muchos años que aquellos dos hombres hablan muerto. Los discípulos estaban felices de ver que la vida no acaba con la muerte del cuerpo. Vieron con sus propios ojos que Dios hizo al hombre para vivir eternamente.
4. Pedro se emocionó y dijo: “Señor, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres carpas: una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías” Mientras decía esto, una nube grande los cubrió y escucharon la voz de Dios Padre. Él se refirió a Jesús y dijo: “Este es Mi Hijo bien amado; ¡escuchadle! “
5. Pedro, Santiago y Juan se asustaron. (Sacar figura de los tres.) Juan se cayó a la tierra y Pedro cubrió sus ojos ¡Santiago escondió la cabeza y se negó a mirar. Después de un rato, sintieron la mano suave de Jesús y escucharon Su voz: “No teman. Levántense. Vámonos.” (Reemplace fig. de Jesús Transfigurado con la figura diaria de Jesús) Cuando levantaron la vista, lo vieron a Jesús solamente. Estaba como siempre. La luminosidad se habla ido, Su cara tenía la amabilidad de siempre pero no brillaba como el sol, y Sus vestiduras no irradiaban luz. (Saque todas las figuras.)
6. Jesús caminaba lentamente hacia el valle junto con Pedro, Santiago y Juan. Él les pidió que no hablaran de lo que hablan visto hasta que El resucitará. ¿Creen Uds. qué había muchas personas que le dieron cuenta de que Jesús era más que un hombre? Algunos sí, pero otros no, porque su apariencia era igual que la nuestra.
7. Cuando estaba clavado en la cruz, parecía desamparado. Tal vez la gente haya pensado dé El que era un perdedor. Pero tres días después de Su muerte en la Cruz, El resucitó de entre los muertos y Se mostró a Sus amigos. ¡Así podrán ver que El habla triunfado sobre la muerte!