¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

11 febrero 2017

“SE OS HA DICHO, PERO YO OS DIGO”


Resultado de imagen de sermon del monte
Es evidente que los cristianos hemos incurrido en un legalismo similar al de los escribas y fariseos. Por eso Juan XXIII hizo aquella afirmación “escandalosa”: “Es preciso abrir las puertas y ventanas de la Iglesia, porque el ambiente está viciado”.
Pero no sólo entonces. Después de casi cuarenta años, Juan Pablo II la repite con otras palabras refiriéndose a la vieja
Europa: “Por doquier es necesario un nuevo anuncio del Evangelio, incluso a los bautizados. Muchos europeos contemporáneos creen saber qué es el cristianismo, pero realmente no lo conocen. Con frecuencia se ignoran ya hasta los elementos y las nociones fundamentales de la fe. Muchos ‘bautizados’ viven como si Cristo no existiera. Se repiten los gestos y los signos de la fe, especialmente en las prácticas de culto, pero no se corresponden con una acogida real del contenido de la fe y con una adhesión a la persona de Jesús… Se difunden diversas formas de agnosticismo y ateísmo práctico que contribuyen a agravar la disociación entre fe y vida…” (E/E 47). El cuadro no puede ser más sombrío.
También podríamos afirmar al estilo de Jesús: “Se os ha dicho explícita o implícitamente que lo importante es ‘cumplir’ como sea, no cometer pecado grave para no arriesgar la salvación eterna, recibir los sacramentos, respetar a la autoridad religiosa, ayudar con alguna limosna, que cada uno dé buena cuenta de sí mismo…”. Pero el Concilio Vaticano II, leyendo el Evangelio, proclama: “El que entrega su vida, la conserva” (Jn 12,24); hay que hacer rentar los talentos, no como el siervo perezoso (Mt 25,26); hay que vivir en actitud de servicio (Mt 20,26-28); hay que entregarse con generosidad al que sufre como buenos samaritanos (Lc 10,25-37); hay que ser luz, fermento y sal (Mt 5,13-16).
Ser cristiano no es un juego de niños, es entregar la vida entera (Mt 22,37). Se trata, simple y llanamente, de volver al Evangelio. Y ahí está el manantial secreto de la alegría. Todo es posible para quien se deja fascinar por Jesús.