¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

22 enero 2017

Si tuviera una varita mágica para hacer las cosas…

¿Quién alguna vez no ha deseado tener una varita mágica o un hada madrina que de pronto haga nuestras tareas, nos solucione ese examen horrible o simplemente haga desaparecer nuestros problemas? En el video que presentamos hoy, es una simpática muñequita de madera la encargada de hacer esto posible… y sí, por un breve momento nos hace creer en la ilusión de una vida “fácil”, sin esfuerzo (y mucho menos, sacrificio).
En la animación, vemos a una niña que haciendo sus tareas cae dormida por el cansancio. De repente, una muñeca de escritorio cobra vida y termina la tarea escolar de la protagonista.
Al despertar, la niña, sorprendida pero también encantada de ver que su tarea está terminada, va a su colegio. Cuando regresa, está más feliz todavía porque obtuvo una buena calificación a pesar de no habérsela ganado. Y claro, por la ley del menor esfuerzo, decide ahora entregarle todas sus tareas a su pequeña aliada de madera.
Lo que nuestra protagonista no se imagina es que toda decisión de renunciar a lo correcto y sucumbir a la flojera, el facilismo o la dejadez trae consecuencias. Vemos con asombro cómo esa muñequita de escritorio se va haciendo más y más grande, pero la niña no lo nota.
Está cegada por los dulces frutos inmediatos que experimenta: buenas notas ganadas sin esfuerzo y más tiempo libre para videojuegos. Tiene lo que quiere, ¿a quién le importa si esa, hasta ahora, “aliada” se hace más grande y va ocupando más espacio en su cuarto, en su vida?