¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

10 noviembre 2016

Moniciones para el domingo 13 noviembre


Resultado de imagen de moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA

Os deseamos nuestra más cordial y fraterna bienvenida a la celebración de la Eucaristía de este Domingo 33 del Tiempo Ordinario, el penúltimo del año litúrgico. Jesús de Nazaret nos habla hoy de tiempos difíciles. Y nosotros sabemos que tampoco nuestros tiempos son fáciles. Las guerras, la violencia y ñas tragedias naturala siempre están presentes. Pero, a pesar de todo, tenemos la completa fe de que Él estará junto a nosotros hasta el final, hasta la consumación de los tiempos. Y esa es nuestra esperanza. Deciros, asimismo, que, hoy es la jornada del Jubileo de la Misericordia, la celebracion conclusiva del Jubileo en las iglesias particulares. T también celebramos el día de la Iglesia Diocesana, y con ello vamos a demostrar nuestra caridad y nuestra comunión con nuestro obispo y con todos los hermanos. Iniciemos, pues, la Asamblea con felicidad y gozo con la mirada puesta en el Adviento, ya muy próximo, tiempo alegre que nos ayudará a llegar a la Navidad.




MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- El profeta Malaquías nos describe lo que será el Día del Señor, un momento difícil y terrible que los judíos esperaban como final de todo y como principio de muchas cosas. Hoy la lectura del breve texto del Libro de Malaquías –que es nuestra primera lectura—guardia especial concordancia con el evangelio de Lucas que escucharemos después.

S.- El Salmo 97, que cantamos hoy, es junto al 95, 96, 98 y 99, un himno de un gran sentido escatológico, que anuncia los tiempos finales. Y todo ello con el poder y la salvación proveniente de Dios. Es, pues, este salmo 97 típico y adecuado para estos domingos finales del Tiempo Ordinario. La justicia de Dios llega…

2.- La capacidad de fabulación del ser humano en torno al final del mundo ha existido siempre. Pablo de Tarso en la segunda lectura de hoy, que, como en domingos anteriores, sigue aconsejando a los fieles de Tesalónica, ya advierte a aquellos que allí pasan el tiempo sin trabajar , más ocupados en especular sobre un final que no llega y sin trabajar . Y Pablo es directo y práctico: “el que no trabaje que no coma”, dice. ¿Tendremos que decir nosotros lo mismo ante tanto esotérico que anda suelto por ahí sin trabajar en nada útil?

3.- Jesús acaba de entrar triunfal en Jerusalén y los discípulos se siente maravillados por la belleza del Templo de Jerusalén. En esos momentos, el Maestro profetiza sobre la destrucción total y definitiva de Jerusalén que se iba a producir menos de cuarenta años después de que Jesús expresara su mensaje. Tienen, no obstante, las palabras del Maestro un camino de reflexión hacia lo nuevo, hacia lo que nace tras los tiempos difíciles. Nosotros, hoy, oteamos el Adviento que no es otra cosa que la espera confiada en la llegada del Niño Dios.



Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Escuchemos con mucha atención la plegaria del sacerdote navarro, don Javier Leoz, que ha redactado hoy para estos momentos finales de nuestra eucaristía



¡HASTA QUE VUELVAS, SEÑOR!

Haz que seamos decididos y vigilantes

Aventureros y heraldos de tus valores

Auténticos y comprometidos con tu causa.

Hasta que vuelvas, Señor

Hasta el final de todo, Señor

En este Año de la FE, Señor, 

contigo, Señor

por Ti, Señor

para Ti, Señor

Exhortación de despedida

La celebración del día de la Diócesis nos debe de comunicar gran alegría. En nuestra diócesis nos reunimos los cristianos de nuestra ciudad o de nuestra provincia para mejor administrar el bien común de nuestra fe y de nuestra esperanza

La Dedicación de la Basílica de Letrán 
9 de noviembre de 2016



MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la Eucaristía. La Iglesia conmemora en este domingo la dedicación de la Basílica de Letrán. Esta dedicación se remonta a los tiempos del Emperador Constantino en el siglo IV. Lo que vamos a celebrar es la consagración de la primera catedral del Papa y así se constituyo la primacía del Obispo de Roma y de la Iglesia romana como madre de todas las Iglesias de la Urbe y del Orbe. Vamos a celebrar la universalidad de la Iglesia de Dios y por eso demostramos nuestra gran alegría en el comienzo de nuestra Eucaristía de hoy.



MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- Nuestra primera lectura de hoy procede del capítulo 47 de la profecía de Ezequiel. El agua nace en el templo y purifica un mar contaminado y muerto. Es una bellísima lectura que merece la pena escuchar con mucha atención.

S.- El Salmo 45 el salmista nos muestra como Yahvé, presente en el templo, protege a todos sus criaturas. La alegría del agua en las acequias guarda relación con la lectura del profeta Ezequiel que acabamos de escuchar. Es un salmo de confianza y de agradecimiento total a Dios.

2.- Vamos a escuchar, como segunda lectura, un fragmento de la primera carta de San Pablo a los fieles de Corinto que se adapta perfectamente a la fiesta que celebramos hoy: nos habla del Templo de Dios y que nosotros somos templos de Dios.

3.- La escena del Evangelio de San Juan sobre la expulsión de los mercaderes del templo reviste categoría de símbolo de purificación del recinto sagrado. No es lugar el templo para negocios y mercadeos. Además, Jesús hará al final referencia a su cuerpo como templo vivo, que resucitará el tercer día.



MONICIÓN

Esta es la plegaria que ha construido el Padre Leoz para el final de nuestra Eucaristía de hoy.



LA CRUZ EN MI BOLSILLO

Llevo una cruz en mi bolsillo

un recordatorio de que soy cristiano.

No importa donde me encuentre.



Esta pequeña cruz no es mágica

ni es un talismán de buena suerte.

No esta hecha para protegerme de todo daño.



No es para identificación

para que todo el mundo la vea.

Es simplemente un acuerdo entre mi Salvador y yo.



Cuando meto la mano en mi bolsillo

para sacar una moneda o una llave,

la cruz esta ahí para recordarme que 

El se sacrificó por mí.



Me recuerda también dar las gracias 

por mis bendiciones diarias

y esforzarme por servir a Dios mejor en todo

lo que digo y hago.



También es un recordatorio diario por la paz

y el bienestar que comparto con quienes

conocen al Señor y se entregan a su cuidado.



Por lo tanto, llevo una cruz en mi bolsillo.

Recordándome a mi solo

que Jesucristo será Señor de mi vida

únicamente con permitirle que lo sea.

Exhortación de Despedida

Hemos aprendido hoy que nuestra fe viene de lejos. La consagración de Letrán de produjo hace más de mil setecientos años. Y ahí sigue, desde Roma, vigía u seguridad de nuestra fe.

Madrid

La Solemnidad de la Almudena
9 de noviembre de 2016

MONICIÓN DE ENTRADA

Os deseamos, ante todo, mucha felicidad en la fiesta de Nuestra Patrona, la Virgen de la Almudena. Decir que las tres diócesis de la provincia eclesiástica de Madrid: Alcalá de Henares, Getafe y Madrid celebran hoy a María en su advocación de la Almudena. El 9 de noviembre de 1085, hace casi mil años, la imagen de la Virgen Almudena apareció al rasgarse la antigua muralla de la ciudad y el pueblo de Madrid lo consideró un milagro. Hoy nosotros seguimos honrando a la Madre de Jesús que es nuestro auxilio y nuestra esperanza.



MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, del profeta Zacarías, es un cántico de alegría porque el Señor viene a habitar dentro de la Hija de Sión. Sin duda este texto del Antiguo Testamento tiene fuertes resonancias marianas, dentro de su sentido profético y mesiánico.

S.- Los versos que forman nuestro salmo responsorial de hoy, proceden del Libro de Judit y son de gran belleza. Y lo que proclamamos es hoy utilizado en otras fiestas de María, dentro de las diferentes advocaciones.

2.- El libro del Apocalipsis tiene, asimismo, muchos fragmentos de gran sentido mariano. Hoy vamos a escuchar un fragmento del capítulo 21 que nos habla de un mundo nuevo en el que no hay luto, ni dolor…

3.- El evangelio de Juan nos narra aquel momento, sublime, al pie de la Cruz, cuando Jesús une el destino maternal de la María a todos. Y Juan, al pie de la Cruz, la recibe como Madre. Es uno de los textos cumbre de nuestros Evangelios.