¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

29 octubre 2016

La misa del Domingo 30 octubre: misa con niños

Resultado de imagen de evangelio
DOMINGO XXXI ORDINARIO (C)“Mi encuentro con Jesús”30 de octubre de 2016
(Tener un corazón abierto es el mensaje de las lecturas de hoy. Unas lecturas que nos invitan a acoger a Jesús. El evangelio de hoy nos habla de que “Zaqueo quería ver a Jesús y se subió a una higuera”: cambió de actitud. Si el ambiente lo pide, se puede hacer una referencia al recuerdo y oración por nuestros difuntos.
Un signo para la celebración: un corazón grande, dibujado en un papel o cartulina. También se puede proyectar fotos de las actividades de los grupos de catequesis, que ya han comenzado su actividad, para comunicar lo que se hace, e invitar a alguien más a formar parte del grupo que se encuentra con Jesús.
Una canción para la celebración: “Jesús, ven tú, entra en mi casa de nuevo” (“Misa joven, de otra manera”, Toño Casado). Se puede cantar o escuchar, y representar, en el momento del ofertorio o en la Acción de Gracias.
Este esquema de celebración de “Misa con niños” se puede emplear también en alguna celebración que se tenga durante la semana en el Colegio o en la misma Parroquia, con motivo de oración por los difuntos).

1. MOTIVACIÓN
Amigos. “Jesús ama la vida, ama nuestra vida”. Es lo que vamos a escuchar en la primera lectura, y lo vamos a ver reflejado en la figura de Zaqueo, a quien Jesús devolvió la alegría cuando se encontró con él. En estos días también rezamos por nuestros seres queridos difuntos. Bienvenidos a la fiesta, bienvenidos a la eucaristía.
2. CANTO DE INICIO
3. SALUDO DEL SACERDOTE
4. PETICIÓN DE PERDÓN
– Jesús se quiere encontrar con nosotros y, a veces, ponemos resistencias. SEÑOR, TEN PIEDAD.
– Jesús nos llama para que le conozcamos mejor y nos cuesta confiar totalmente en él. CRISTO, TEN PIEDAD.
– Jesús se encuentra en nuestras casas y nosotros no nos damos cuenta. SEÑOR, TEN PIEDAD.
5. PRIMERA LECTURA ( Libro de la Sabiduría 11, 23-12,2)
(Esta narración, tomada de un Libro del Antiguo Testamento, nos hace ver que Dios sigue queriendo a todos los seres creados. También perdona a quienes, aparentemente, no le siguen)
Lectura del Libro del Libro de la Sabiduría:
Señor, el mundo entero es ante ti como un grano de arena en la balanza, como una gota de rocío mañanero que cae sobre la tierra. Te compadeces de todos y cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho. A todos perdonas, porque son tuyos, Señor, amigo de la vida. Palabra de Dios.
6. EVANGELIO. Lucas 19, 1-10. “Un hombre, llamado Zaqueo…”
(Se puede leer el texto propuesto en el libro del Evangelio o hacerlo de forma dialogada, leyendo los papeles. Mejor si se pusieran una túnica… Son tres personajes y un narrador).
NARRADOR: En el evangelio de hoy se nos presenta a un personaje, Zaqueo, que deseaba conocer a Jesús y, para verlo, se subió a un árbol. Esto es lo que sucedió:
ZAQUEO: Hola, amigos y amigas. Me llamo Zaqueo y soy amigo de Jesús, pero antes de que lo conociera era un tramposo y un egoísta. Cuando vino a mi pueblo yo quería verlo, pero como soy tan bajito, me tuve que subir a un árbol. Entonces me dijo Jesús:
JESÚS: Hola, Zaqueo; baja de ese árbol que te vas a caer.
ZAQUEO: Jesús, ¿cómo sabes mi nombre?
JESÚS: Y no sólo tu nombre sino más cosas; baja que hoy quiero comer en tu casa.
ZAQUEO: Que día más grande para mí y para mi casa, Vamos a comer, tengo ganas de hablar contigo.
UN DISCÍPULO: ¿Pero cómo vamos a ir a comer a casa de ese hombre? Es un tramposo; recauda impuestos y se queda con parte de ellos. Engaña a la gente, es egoísta y embustero.
JESÚS: Tranquilo; vamos a comer con Zaqueo.
ZAQUEO: Jesús, sé que me he portado mal y por eso quiero cambiar. Daré la mitad de mi fortuna a los que no tienen, y a las personas que les estafé les devolveré cuatro veces más.
JESÚS: Muy bien Zaqueo; estoy contentísimo por tu decisión. A personas como tú he venido a salvar; por eso estoy alegre por el paso que has dado.
ZAQUEO: El encuentro con Jesús cambió mi vida; fui mejor persona desde ese momento y ya no fui tramposo ni engañé a nadie.
NARRADOR: Palabra del Señor.
7. COMENTARIO
• El signo del corazón que aquí tenemos, ¿qué te parece que significa, a la luz de lo que hemos escuchado? Refleja el buen corazón que tuvo Zaqueo después de encontrarse con Jesús.
• Los encuentros de Jesús con las personas cambiaban a estas personas. Y a nosotros, ¿nos cambia el encuentro con Jesús?
• Nuestra oración de estos días por los difuntos. Nos quieren y nos ayudan.
8. PETICIONES
1. Te pedimos, Señor, un buen corazón para todos los que formamos tu Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Te pedimos, Señor, un buen corazón para todos los que vivimos en cada casa. Roguemos al Señor.
3. Te pedimos, Señor, un buen corazón para todos los que estamos hoy en esta celebración. Roguemos al Señor.
4. Te pedimos, Señor, un buen corazón para los “Zaqueos” que hay por la calle y que todavía no te conocen. Roguemos al Señor.
9. ACCIÓN DE GRACIAS
(Se puede cantar, o escuchar y representar con unos sencillos gestos, esta canción “Jesús, ven tú” (“Misa Joven”. Salesianos).
Pan y vino son tu rostroque hoy volvemos a tocar.Tu mirada que curaba de nuevo nos sanará.No merezco que tú vengas a mi pobreza tocar,mas yo quiero que en mi vida,Jesús tú puedes estar.
Jesús, ven tú,entra en mi casa de nuevo.Jesús, ven túpara encender nuestro fuegoJesús, Jesús.Es tu vino nuestra sangre,que no nos deja morir.Pan y vino para todos,rotos para compartir.Te compartes con nosotrosen la pobreza de un pan,cambiaremos nuestro mundopara que puedas llegar.Como un ciego yo me atrevoa acercarme un poco a ti.Tú conoces mis traiciones,las veces que me perdímas tú sabes que te quiero,y que si vienes, Jesús,todo es fiesta, todo es vidaporque me has salvado tú.
10. PARA LA VIDA
Rezar por tus seres queridos que ya están en el cielo, o acompañar a tus padres a poner flores en el cementerio.
Iñaki Lete, sdb