¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

02 octubre 2016

La fe

Resultado de imagen de la fe
La lectura de Habacuc supone la experiencia del creyente (o de Israel), en que la situación parece sin salida, desproporcionada a las fuerzas humanas, y a la persona sólo le queda la fe. La expresión «el justo vivirá de la fe» ha adquirido fortuna en el Nuevo Testamento (Rom 1, que la coge como tema central de la carta). De hecho, refleja lo que, al final de la Revelación, con Jesús y el don del Espíritu Santo, va a constituir la dinámica propia del Reino. El hombre accede a vivir teologalmente.
Hasta entonces vive la fe en función de algo (la tierra, la paz, la justicia…). Ahora descubre que la vida no consiste en conseguir, sino en creer. No es un creer sin referencia, pues se trata de vivir de la fe en Dios; pero, cabalmente, porque es fe en Dios, el objeto de la fe es la vida en Dios, y ésta no es objetivable. Da lo mismo decir que el objeto de la fe es Dios o decir que la vida de Dios consiste en creer (naturalmente, se trata de la fe viva, que nace del amor revelado en Jesús y creído y que culmina con el amor de fe).

En el Evangelio, la temática se retoma:
– El discípulo comprende que todo consiste en la fe.
– Jesús insiste en que esta fe es el milagro de los milagros, omnipotente como la fuerza de Dios que moldea la naturaleza. Fe que se atreve con lo imposible, como fue exigida a Abrahán y pide Jesús al discípulo (Mc 10,23-27).
– Por esta fe, el discípulo trabaja por el Reino con todas sus fuerzas, pero no controla el fruto de su trabajo. Aunque lo perciba, sabe que no es suyo.
– Y por la misma fe, no reivindica nada para sí, y menos el agradecimiento de Dios. Servir al Señor es un don.
2. Vida
El camino regio para que la fe llegue a hacerse fuente de vida es la pobreza de espíritu. Recibirlo todo como don, especialmente la misión que el Señor nos ha encomendado: «Somos unos pobres siervos».
Estamos lejos, sin duda, de este amor tan puro. Pero no es el momento para pensar en lo que nos falta, sino para agradecer con toda el alma el haber entrado al servicio del Señor.
Javier Garrido