¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

16 octubre 2016

Evangelio meditado de hoy: La amistad con Jesús


Resultado de imagen de amistad con Jesús de nazaret

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Jesús, amigo mío, aquí estoy a tus pies. Pongo mi corazón en tu mano. Tú me conoces bien. Conoces mis necesidades y mi corazón. Me conoces desde antes de nacer y me amas como nadie puede hacerlo. Por eso quiero estar aquí, dejándome amar por Ti. Hace dos mil años tu discípulo Juan descansaba en tu pecho, en silencio, en una oración de corazón a corazón. Así quiero estar, sin ruidos, sin preocupaciones, descansando en Ti. Jesús, amigo, gracias por abrirme tu corazón.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)




Del santo Evangelio según san Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola:

“En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: 'Hazme justicia contra mi adversario'.

Por mucho, tiempo el juez no le hizo caso, pero después se dijo: 'Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando' “.

Dicho esto, Jesús comento: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen ustedes que encontrará fe sobre la tierra?

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio.

¡Qué alegría y qué gozo poder estar aquí! Cuántas veces me pregunto, ¿creo en Ti realmente? Cuando llegan las dificultades y cuando parece que me hundo me olvido de Ti. Me falta la fe que tampoco tenía Pedro. Muchas veces pienso que me falta la fe cuando veo a mi hermano. Cuántas veces, Señor, veo a mi prójimo y me fijo en sus defectos. Cuando me enfado no sé controlarme, porque no te veo en los demás. No sé tener esa delicadeza. Y me pregunto si cuando llegue la hora de mi muerte encontrarás fe en mi corazón.

Te pido, Jesús, que me hagas sencillo, que te vea en los demás. Dame una fe grande para que sepa salir de mí mismo,  me dé cuenta de la maravilla que hay en mis hermanos y no vea sólo lo malo. Que sepa servir a los demás porque, cuando los sirvo, es a Ti a quien sirvo. Cuando no vea nada y sienta que me hundo en el fondo del mar; cuando vea que me faltan las fuerzas y no puedo seguir caminando, dame Tú las fuerzas, dame la fe.

Sin duda que de tu mano puedo caminar por las aguas y multiplicar los panes. A tu lado podré llevar tu amor a numerosas personas necesitadas. Con tus fuerzas podré hacer muchos milagros. Déjame llegar al final de mi vida habiendo vivido con una mirada llena de fe. No dejes que me canse. Quiero dar mi vida por Ti y por las almas. Quiero llegar a la meta.

“Luchar, rezar siempre ¡Pero no para convencer al Señor a fuerza de palabras! ¡Él sabe mejor que nosotros qué necesitamos! Más bien la oración perseverante es expresión de la fe en un Dios que nos llama a combatir con Él, cada día, en cada momento, para vencer al mal con el bien”.

(Homilía de S.S. Francisco, 20 de octubre de 2013).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy voy hacer un esfuerzo especial para tratar con delicadeza a los demás. Si alguien me dice una palabra desagradable no responderé con otra; y si veo que alguien hace algo malo no pensaré mal y tampoco hablaré mal de nadie. Me esforzaré por hablar siempre de lo positivo.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.