¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

29 septiembre 2016

Domingo 2 octubre: Misa familiar 1


Resultado de imagen de misa de familia

Prepara: Javier Leoz

¡Señor; auméntanos la fe!

Prepara: Javier Leoz

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Hola, buenos días a todos. La casa del Señor, con sus puertas abiertas, un Domingo más nos ha recibido para alimentarnos con la presencia de Jesús, su Palabra y para comulgar la Eucaristía.

En muchos momentos nos preocupamos por el tiempo: ¿Qué temperatura hará en el monte, en la playa, en la calle, en casa o en la iglesia?

Pero, ¿nos preocupamos por la temperatura de nuestra fe? Hoy, en esta celebración, tendríamos que pensar que todos llevamos un termómetro dentro de nuestro corazón. Un termómetro que mide nuestra confianza, nuestro amor y nuestro seguimiento a Jesús. Vamos, un termómetro que nos dice cómo está nuestra fe.

Vamos a pedirle al Señor que “suba la temperatura de nuestra fe”. A veces estamos demasiado fríos.


Comencemos esta celebración con alegría. Cantando y alabando al Señor.

2. PENITENCIAL

2.1. Por las veces en que somos excesivamente fríos con los demás y con Dios mismo. Señor ten piedad (puede presentarse una cubitera con hielos)

2.2. Por los momentos en que pedimos aumento de nuestros derechos, dinero, placer… y no pedimos fe al Señor. Cristo ten piedad (Se pueden enseñar una bolsa con dinero, la palabra derechos, fotografías de famosos.)

2.3. Porque muchas veces preguntamos demasiado sobre ti y poco sobre la verdad o la mentira de lo que nos rodea. Señor, ten piedad. (Se puede enseñar una cartulina con un gran interrogante)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

La fe nos anima y nos pone en marcha. Las tres lecturas que vamos a escuchar es precisamente un canto a la confianza en Dios. Sólo en la fuerza del Señor y con la fuerza del Señor, podemos afrontar muchos momentos que nos parecen imposibles de solucionar en el día a día. Escuchemos atentamente.

4. ORACION DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Por el Papa Francisco y nuestro Obispo (…).para que nos enseñen a mirar al cielo. Para que no se acobarden ante un mundo que pide aumento de todo y disminución de Dios. Roguemos al Señor.

4.2. Comienza el mes de octubre dedicado al rezo del Santo Rosario. Para que aprendamos a rezarlo. Para que veamos en la repetición de las “ave marías” un decir “te quiero” a la Virgen María. Roguemos al Señor.

4.3. Por los que no tienen fe. Por los que no desean tenerla. Por los que la han perdido. Para que la luz del Espíritu Santo salga a su encuentro junto con la fuerza de nuestra oración. Roguemos al Señor.

4.4. Por todos nosotros. Para que se nos note, interior y exteriormente, que somos cristianos. Para que no demos tanta importancia a cosas que nos pueden perjudicar. Roguemos al Señor.

4.5. Además, en este mes de octubre, tengamos un recuerdo especial por todos los misioneros. Que aumente su presencia en los lugares más pobres de la tierra. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con este termómetro queremos simbolizar nuestro deseo de mantener en temperatura nuestra fe y nuestra confianza en Dios. (Se puede confeccionar un termómetro en corcho. En la parte superior ha de poner “fe”. En la inferior “frío”.)

5.2. Con estos granos de mostaza (si no los hay se pueden sustituir por trigo, arroz….) queremos simbolizar nuestro deseo de crecer a la sombra de la Eucaristía, de la oración y de la Palabra de Dios.

5.3. Además, en este mes de la Virgen del Rosario, queremos ofrecer al Señor “estos cinco balones”. Queremos simbolizar con ellos los Misterios de Gloria de este domingo: la Resurrección del Señor; su Ascensión; la Venida del Espíritu Santo; la Asunción de la Virgen y su Coronación. Que no olvidemos de rezar, en estos días, el Ave María a la Virgen.

5.3. Finalmente, con el pan y el vino, sabemos que nuestra fe aumenta. La Eucaristía, cuando se vive, es pan que Dios envía para que nuestra vida cristiana no se debilite.

6. ORACIÓN FINAL

AUMÉNTANOS LA FE

Para que disminuya nuestro egoísmo

y crezca nuestra disponibilidad

Para que se agigante nuestra confianza

y se achique nuestra incredulidad

Para que suba el termómetro de nuestra oración

y se debilite nuestro olvido de Ti



AUMÉNTANOS LA FE

Para que la esperemos como un regalo

y no como algo viejo y caduco

Para que la vivamos con entusiasmo

y no como lección aprendida

Para que se robustezca nuestro interior

y desaparezca nuestro orgullo



AUMÉNTANOS LA FE

Porque queremos ser tus testigos

Porque tememos perderte

Porque a nuestro lado surgen dificultades

Porque no siempre vemos todo claro

Porque seguirte es exigente

Porque amarte es negarnos a nosotros mismos

Porque queremos verte, sin necesidad de verte

Porque queremos que nos ilumines para no perderte



AUMÉNTANOS LA FE

Y, si ves que aumentamos en otras cosas,

haz, Señor, que Tú seas más importante

que la suma de todas ellas juntas.

Amén.