¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

13 septiembre 2016

Domingo 18 septiembre: Moniciones y peticiones 1


Resultado de imagen de oración de los fieles

Inicial.   

En medio de nuestras preocupaciones, de nuestros temores, de los agobios y nervios de cada día, nos hemos reunido respondiendo a la llamada del Señor, para celebrar la Eucaristía en el domingo, el Día del Señor.  

Él se hace presente en medio de nosotros para aliviar nuestras preocupaciones y darnos su paz, para darnos su Palabra y su Cuerpo, recibiendo así su fuerza y su luz para recorrer el camino de la vida, siendo fieles en las cosas pequeñas de cada día.

Primera Lectura.

Dios no soporta a los que se aprovechan de los pobres. El profeta denuncia la injusticia instalada en la vida del pueblo y les dice que Dios no olvidará su comportamiento injusto y que está al lado de los pobres.


Segunda Lectura.

Pablo, en su carta, llama a la oración universal por todos los hombres, ya que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

Evangelio.

Jesús nos interpela hoy en el Evangelio sobre nuestro apego al dinero o a cualquier otro bien que nos pueda apartar de Dios. No es algo que quiso decir en otro tiempo a los que le seguían, nos lo dice hoy a nosotros en esta Eucaristía.
Puestos de pie cantamos aleluya.

PETICIONES
       
  • Por la Iglesia, para que sea siempre testimonio de acogida y servicio a todos, especialmente a los más débiles. ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por nuestra Diócesis de Huesca y todos los que la formamos, para que sepamos dar una respuesta positiva a lo que el Señor espera de cada uno de nosotros.  ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los gobernantes de pueblos y naciones, para que promuevan políticas que favorezcan la justicia y la igualdad que nos lleven a la paz verdadera.   ROGUEMOS AL SEÑOR
  • Por los países que viven sometidos a la pobreza y al hambre, para que su dolor conmueva los corazones de los países mejor situados.  ROGUEMOS AL SEÑO
  • Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a vivir con un corazón desprendido y sensible a las necesidades de los que nos rodean.  ROGUEMOS AL SEÑOR.