Fiesta Fin de Catequesis

¡¡Durante el verano, se suprimen algunas Eucaristías!!

18 agosto 2016

Servir es amar

Resultado de imagen de servir es amar
Hablar de periferias es hablar de hombres y mujeres que se encuentran tirados a ambos lados del camino y esperan la mano amiga de otros que se han dado cuenta de que merece la pena hacer un alto en el camino y dedicar un poco de tiempo a ayudar y socorrer a esas personas. Hablar de periferias es también pensar, mirar, agradecer y animar a tantos voluntarios que han comprendido que servir es la mejor manera de amar.

Este es el lema del comedor Ave María, y lo hacen realidad los 200 voluntarios que dedican un poco de su tiempo a servir a los necesitados que allí acuden. Estas líneas quieren ser un sincero agradecimiento a todos los que hacen posible que cada mañana siga realizándose en el comedor el milagro de puertas que se abren para acoger y dar motivos de esperanza. Gracias por vuestra ayuda y por ser capaces de mirar a los ojos a tantas personas que no cuentan y que necesitan ser atendidas, comprendidas respetadas y queridas. Gracias por transmitirles ilusión y cariño. Porque aunque no tengamos muchas cosas que dar, les damos, aparte de un poco de alimento, el amor y la comprensión de Alguien que nunca falla, Jesús de Nazaret. Se lo decía el Papa a los presos de la cárcel de Palmasola, en Bolivia, el año pasado: «No tengo mucho para darles u ofrecerles, pero lo que tengo y lo que amo, sí quiero dárselo, sí quiero compartirlo: Jesucristo, la misericordia del Padre».
Hoy más que nunca nuestro mundo necesita hombres y mujeres entregados y generosos, que hablan no con palabras sino con gestos de entrega, de servicio y de amor, que enseñen a valorar a los demás por lo que son y no por lo que tienen. Solamente así podremos empezar a construir un mundo que sea lugar de encuentro entre hermanos, donde el amor sea la única forma de vida. Y cada uno de vosotros estáis colaborando a hacer realidad este mundo utópico. Vosotros estáis diciendo que merece la pena compartir y dedicar algo de tiempo a los demás. Vosotros hacéis posible que esa utopía de vivir el amor compartido y entregado sea una realidad en el comedor. Gracias.
Paulino Alonso
Responsable del comedor Ave María. Madrid