¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

31 agosto 2016

Domingo 4 septiembre: La senda de la sensatez

Resultado de imagen de La senda de la sensatez
LA SENDA DE LA MISERICORDIA 
La senda de la SENSATEZ 
No todo lo que parece ser “misericordia” lo es. A veces es sencillamente caridad “indiscreta”. Es necesario tener una mirada lúcida sobre la realidad y discernir qué significa “renunciar” a ideas y acciones de misericordia que sólo lo son aparentemente, porque se chocan con la justicia y la realidad. No se puede dar “a lo loco”: el problema de las limosnas a la puerta de la iglesia… 
TESTIGOS DE UNA CARIDAD SENSATA 
1. SAN IGNACIO DE LOYOLA EN AZPEITIA 
San Ignacio de Loyola, estando en Ferrara, da limosnas hasta que no tiene más que dar. Años más tarde, de vuelta a Azpeitia, enfoca el tema de la caridad de un modo diferente. Por la misma época, Luis Vives escribe un tratado en esa misma línea más cercana a lo que hoy llamaríamos “caridad política” (cf. Caritas in Veritate, 7; Evagelii Gaudium 188). 
De la limosna… 



«Y estando un día en Ferrara en la iglesia principal cumpliendo con sus devociones, un pobre le pidió limosna, y él le dio un marquete, que es moneda de 5 ó 6 cuatrines. Y después de aquél vino otro, y le dio otra monedilla que tenía, algo mayor. Y al tercero, no teniendo sino julios, le dio un julio. Y como los pobres veían que daba limosna, no hacían sino venir, y así se acabó todo lo que traía. Y al fin vinieron muchos pobres juntos a pedir limosna. El respondió que le perdonasen, que no tenía más nada». 
… a la justicia 
Más adelante, habiendo vuelto a Azpeitia desde Paris, pues se encontraba enfermo, se hospedó en el hospital de pobres. Y allí… 
«…además de la doctrina cristiana, predicaba también los domingos y fiestas…Se esforzó también para suprimir algunos abusos, y con la ayuda de Dios se puso orden en alguno, verbi gratia, en el juego, hizo que con ejecución se prohibiese, persuadiéndolo al que tenía el cargo de la justicia…. Había también allí un abuso, y era éste,’ en aquel país las muchachas van siempre con la cabeza descubierta, y no se cubren hasta que se casan; pero hay muchas que se hacen concubinas de sacerdotes y otros hombres, y les guardan fidelidad, como si fuesen sus mujeres….El peregrino persuadió al gobernador que hiciese una ley, según la cual todas aquellas que se cubriesen la cabeza por alguno, no siendo sus mujeres, fuesen castigadas por la justicia; y de este modo empezó a quitarse esté abuso. Hizo que se diese orden para que a los pobres se les socorriese pública y ordinariamente, y que se tocase tres veces al «Ave María», esto es, por la mañana, al mediodía y a la tarde, para que el pueblo hiciese oración, como en Roma». 
Autobiografía
2. LUIS VIVES (1492-1540)
“El socorro de los pobres”
Sus políticas iban dirigidas a un sector de la población más vulnerable y por eso decidió crear un “censo de los pobres”, clasificándolos en “verdaderos” y “falsos”. Verdaderos: las personas que por circunstancias fatídicas de la vida han llegado a la pobreza más extrema. Falsos: las personas que encuentran en la mendicidad un modo de vida. Por todo ello, sugirió crear un “Consejo” financiado por el Estado cuya función fuese detectar los diferentes tipos de “pobres” y poder aplicar equitativamente medidas contra la pobreza. Así, quienes se dedicaban al fraude debían ser castigados con trabajos para la sociedad, mientras que los verdaderos pobres debían ser atendidos en todos los aspectos: desde la formación y la inserción laboral hasta su cuidado en hospitales cuando sea preciso.
Algunos vídeos interesantes:
Vida de Luis Vives: http://www.youtube.com/watch?v=jEKMT1MDKHI (3’)
Juan Luis Vives, humanista: http://www.youtube.com/watch?v=sZ-mHjj3V4A(10’)
Juan Luis Vives, la pobreza y la discapacidad: http://www.youtube.com/watch?v=1lfbSCHjasE (30’).
UNA ORACIÓN 
¡QUÉ GRAN INVENTO! 
Señor, ¡qué gran invento éste de la democracia!Lo inventaste túaquel mediodía caliente de un sábado sagrado,cuando tus discípulos arrancaban espigasy los puritanos bien alimentados los criticaban.y entonces dijiste las palabras más atrevidas:«No es el hombre para el sábado,sino el sábado para el hombre».
Hoy todos hablamos de democracia,pero no siempre la queremos para todos,sino para libertad de los que tienen y pueden.
¡Ay, la democracia con justicia,en la que todos encuentran trabajo, casa,comida y educación!¿Dónde estará?¿Se habrá escondido en los países democráticos,que viven a costa de la explotación exteriory de millones de pobres en su interior?
Nos fuimos un día al desierto contigo,camino de la Tierra Prometida,y nos quedamos después enredadosen los oasis cotidianosde la familia, la caridad, la iglesiay la buena educación,y olvidamos la justicia y la igualdad,la pobreza y la miseria de los queno alcanzaron ningún oasisy sólo tienen la libertad del salario basuray el hambre.
Dicen que éstos no son temas de oracióny que hay que ser más espiritual.“¡Por Dios! ¿Cómo se les ocurre orarcon esas cosas tan prosaicas?”Pero yo siento que ahí estás Tú, jugándote el tipo.y quiero comprometerme de nuevo contigo,para no quedarme en mi fe individualy mi santificación personal.
Acepta mi ofrecimiento y sostenmefrente a tanta falsedad,y tanta tentación de dinero, consumo,caridad descomprometida y fe descomprometida. 
Patxi Loidi, “Mar adentro”