¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

17 agosto 2016

Domingo 21 de agosto: Moniciones 3


Resultado de imagen de moniciones de entrada

INTRODUCCIÓN
Monición
La liturgia de este domingo nos sitúa ante un problema muy interesante: el Reino de Dios. Todos somas llamados a entrar al Reina pero necesitamos poner en práctica nuestra fe y nuestras obras. No basta llamarse cristiano. Pidamos a Dios que aumente nuestra fe en esta celebración, 


PRIMERA LECTURA: Profeta Isaías 66, 18-21
Monición 
El último capítulo del libro de Isaías. Es un cuadro grandioso de la universalidad de la salvación. En los días finales todos tendrán entrada libre al templo de Yavé. Aquí se manifiesta la voluntad salvífica de. Dios que quiere que todos se salven. Escuchemos. 



SALMO RESPONSORIAL (Sal 116):
Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.


SEGUNDA LECTURA: Carta de san Pablo a los Hebreos 12,5-7.11-13
Monición 
Dios permite que recaigan pruebas sobre los cristianos. Dios nos corrige y purifica por el bien de nosotros y la Iglesia. Él es un Padre preocupado y amoroso. Escuchemos. 


TERCERA LECTURA: Santo Evangelio según san Lucas 13, 22-30
Monición 
¿Son muchos los que se salvan? Pregunta que encuentra difícil respuesta en el evangelio de hoy. El criterio de selección no será el de tener privilegios sino la condición de ser hijos verdaderos, junto con las obras de cada uno. 



ANTES DEL EVANGELIO
Aleluya, aleluya.
Yo soy el camino, La verdad y La vida, dice el Señor.
Nadie va al Padre sino por mí.
Aleluya.


ORACIÓN UNIVERSAL
Monitor:
Por la Iglesia, para que continúe la construcción del Reino de Dios en la tierra, roguemos al Señor. 
Por los gobernantes del mundo, para que trabajen por la paz y la justicia en cada país, roguemos al Señor. 
Por los pobres, los desempleados, los que sufren, para que comprendan que el amor de Dios es infinito y su fidelidad es eterna, roguemos al Señor. 
Por nosotros; para que con nuestra fe y nuestras obras seamos testigos y signos visibles 'de la presencia del Reino de Dios en la tierra, roguemos al Señor: