¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

17 agosto 2016

Domingo 21 de agosto: Guión Litúrgico 3


Resultado de imagen de liturgia

PREPARACIÓN: 
Antes de la salida del celebrante

Nos encontramos en el domingo, el Día del Señor, reunidos en su nombre para la celebración de nuestra Misa dominical, y en cada Eucaristía que celebramos está el deseo de Dios que quiere reunir a los hombres de toda nación y toda lengua, siendo éste el deber misionero que hoy debemos vivir.

AMBIENTACIÓN: 
Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

La celebración de hoy nos manifiesta el llamado universal del Señor a la salvación; llamado que Él dirige a todos los hombres, convocándolos libremente a formar parte de su Iglesia, y concediéndoles todas las gracias necesarias. Y en nuestra fidelidad de cada día a esta gracia de Dios, está la seguridad de la salvación, que no está reservada a una raza, sino a quienes reciben a Cristo. Él nos juzga por lo que realmente somos; a sus ojos lo que importa es la fidelidad al Evangelio.


1ª. LECTURA:  (Is 66, 18-21)        (Ver texto)

El Profeta nos anuncia el alcance universal de la salvación, a la que serán llamados todos los hombres, de todas las razas y de todos los pueblos.

SALMO RESP.:     (116, 1-2)    (Ver texto)

                    R.   Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio.              
2ª. LECTURA:    (Hb 12, 5-7. 11-13)    (Ver texto)

Esta Epístola nos manifiesta que Dios es, por sobre todo, Padre, y si nos corrige es porque nos considera sus hijos y realmente nos ama.

EVANGELIO:   (Lc 13, 22-30)      (Ver texto)

Jesús hoy es bien claro: la verdadera salvación depende de la conversión de nuestro corazón.

ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:
Seguros del amor de nuestro Padre del Cielo, presentémosle ahora nuestro deseo de que su Reino llegue a todos los hombres, pidiéndole por su Iglesia y por toda la familia humana.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"TE LO PEDIMOS, SEÑOR"

v Por la santa Iglesia y el Papa Francisco, para que en su voz escuchemos la del mismo Jesús que se preocupa de señalarnos el camino que hemos de recorrer por medio de sus Mandamientos, el camino para gozar un día de la gloria eterna, oremos...

v Por nuestro Obispo y todos nuestros sacerdotes, para que junto a ellos podamos formar una comunidad auténticamente comprometida con el anuncio del Evangelio, oremos...

v Por nuestra Patria, para que se ponga fin a la fragmentación y enfrentamientos, que se manifiestan tanto en la impunidad, como en desencuentros y resentimientos y se busque, por sobre todo, saldar la deuda de la reconciliación que aún tenemos pendiente, oremos...

v Por todos los que sufren, los pobres, oprimidos, rechazados, desterrados, para que puedan descubrir que uniendo sus sufrimientos a los del Señor, podrán ser los primeros en el Reino de los Cielos, oremos...

v Por todos los miembros de nuestra comunidad, para que tomando conciencia de que somos libres para elegir el camino que queramos, y sin dejar de lado nuestra libertad y nuestra responsabilidad, Dios nos ayudará con gracias suficientes para seguir el camino que conduce a la puerta adecuada, oremos...

CELEBRANTE:

Señor, Padre nuestro, escucha lo que con fe te hemos pedido y concédenos la gracia de responder siempre a tu llamado, aún en medio de las dificultades de esta vida, para poder así alcanzar la eterna, Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

La ofrenda que el Padre espera de cada uno de nosotros, es el de nuestra fidelidad de cada día a cada una de las páginas del Evangelio de su Hijo.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

DIÁLOGO DEL PREFACIO:
Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Cantemos la alegría de la salvación, que el Padre en Cristo nos ha concedido, y démosle gracias por los caminos que Él nos ha marcado para poder alcanzar la Vida eterna.
COMUNIÓN:

El Señor hoy nos ha dicho que tratemos de entrar por la puerta estrecha para ocupar un lugar en el banquete de su Reino. Comulgando con Él, con sus sentimientos y con nuestros hermanos, sobre todo con los más necesitados, podremos entrar por esa puerta.

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado, pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:


El deseo del Señor es atraer a todos los hombres, a todos sus hijos dispersos. Y la Iglesia de hoy debe vivir esta realidad y su deber misionero; y ésta es la tarea fundamental de cada uno de nosotros; y éste debe ser nuestro compromiso, fruto de la Eucaristía que hoy hemos celebrado.