03 agosto 2018

La misa del Domingo 5 de agosto: misa con niños

Resultado de imagen de liturgia
MONICIÓN DE ENTRADA
Al venir todos los domingos a la Eucaristía ¿sabéis por qué lo hacemos? Entre otras cosas, porque el Señor, alimenta nuestra vida interior.
Hoy, con frecuencia, nos encontramos con personas que sólo viven preocupados por el alimento del cuerpo. ¿Es suficiente? ¿No os parece que, el comer, no lo es todo?
Comencemos esta Eucaristía sabiendo que, el Señor, nos proporciona el alimento material y, por supuesto, le demos las gracias por fortalecer nuestra vida espiritual con su Palabra, con la Eucaristía con los sacramentos.
Nos ponemos de pie

2. PENITENCIAL
1 Decimos querer al Señor y nos cuesta confiar sólo en su Palabra. Señor, ten piedad
2. Presumimos de ser cristianos pero, no siempre, se nota en nuestras obras y en nuestros comportamientos. Cristo, ten piedad
3. Cuando sentimos cansancio ¿por qué no recurrimos a la oración y al silencio que nos ofrece Dios? Señor, ten piedad
3. MONICIÓN A LAS LECTURAS
Al igual que los israelitas por el desierto, también hay muchos hombres y mujeres que protestan porque no tienen lo esencial para vivir, porque les falta el pan. Las lecturas de hoy nos invitan a buscar el pan que Dios nos ofrece. No es un pan de harina, aunque también éste es necesario, el pan que el Señor nos ofrece es un alimento de vida eterna, un alimento que sabremos valorar el día de mañana. Escuchemos con atención.
4. ORACIÓN DE LOS FIELES
1. Por la Iglesia. Para que en su mesa se sienten todos aquellos que buscan con sinceridad respuestas para su vida. Roguemos al Señor.
2. Por los que se sienten vacíos, fracasados. Para que vuelvan al camino de la fe. Para que salga alguien a su encuentro y puedan vivir alegres con Cristo.Roguemos al Señor.
3. Un recuerdo especial por los sacerdotes. Que cuiden de la Eucaristía y nos hagan partícipes a todos nosotros de ese Misterio. Roguemos al Señor.
4. Por todos los que están de vacaciones. Por aquellos que trabajan. Por todos aquellos que se dedican a procurar el pan de cada día a los demás. Un recuerdo por los panaderos. Roguemos al Señor.
5. OFRENDAS
1. Con esta LUPA queremos simbolizar nuestro deseo de buscar siempre al Señor. Que nunca nos cansemos de encontrarle en la Eucaristía, en el pan consagrado.
2. Con esta palabra CREO, le decimos al Señor que, ante todo, creemos y esperamos en sus promesas.
3. Con el PAN Y EL VINO traemos sufrimientos, alegrías y penas de toda la humanidad. Que el Señor nos ayude a cambiar el mundo a mejor.
6. ORACIÓN FINAL
TU ERES EL PAN QUE NOS SALVA
Si necesitamos,
apareces cuando menos lo esperamos
Si te llamamos,
vienes a nuestro encuentro
Si tenemos hambre
abres la mano y nos sacias
TU ERES EL PAN QUE NOS SALVA
Ayúdanos a descubrir a Dios,
en cada acontecimiento
en los detalles de cada día
En el pobre y en el necesitado,
en el triste o en el angustiado
TU ERES EL PAN QUE NOS SALVA
Si estamos débiles,
repartes tu pan con nosotros
Si nos encontramos derrotados,
nos animas con el Pan de tu Palabra
Si nos encontramos desorientados
eres luz que nos ilumina.
¡Gracias, Señor!