07 agosto 2018

Domingo 12 agosto: Moniciones 2


Resultado de imagen de Yo soy el pan vivo bajado del cielo -

Inicial.

En medio del bullicio de nuestras fiestas, hacemos un tiempo de silencio para encontrarnos con el Señor en la Eucaristía.

Seguimos leyendo en el capítulo 6 del Evangelio de San Juan, una larga catequesis de Jesús, sobre lo que significa el Pan de Vida. En el pasaje de hoy habla del Pan de vida en el sentido de la fe. Si Cristo es el Pan de Vida que Dios envía a la humanidad para que sacie su hambre, nuestra respuesta debería ser creer en Él como el enviado de Dios. Los verbos que Juan emplea hoy son: “venir”, “ver” y “creer” y la consecuencia será: “el que cree, tiene vida eterna”.


Primera Lectura.

Dios es nuestra fuerza y nuestro alimento para caminar. Cuando el profeta Elías, cansado de tanto huir de la persecución y de tanto luchar por Dios, se echa para morir en el desierto, recibe un inesperado alimento, en el que Dios le da vida y fortalece su esperanza para continuar el camino.

Segunda Lectura.

San Pablo, en su carta a los cristianos de Éfeso, nos invita a desterrar de nuestra vida todo aquello que desagrada a Dios y a vivir en el amor, como hijos de Dios que somos.

Evangelio.

En Cafarnaún, Jesús se dirige a toda aquella gente que lo seguía y que lo conoce desde hace tiempo. El conocerlo, no les deja aceptar que les diga que viene a dar vida para siempre.
Puesto de pie, cantamos aleluya.