09 agosto 2018

Domingo 12 agosto: Misa con niños 2

VERSIÓN 1

Domingo 19 Durante el Año
Ciclo B

CREER EN JESÚS EL VERDADERO PAN
-El alimento de nuestro corazón-


PRIMERA LECTURA
Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso     4, 30-5, 2

     Hermanos:
     No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, que los ha marcado con un sello para el día de la redención.
     Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los insultos y toda clase de maldad.
     Por el contrario, sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.
     Traten de imitar a Dios, como hijos suyos muy queridos.
     Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios.

     Palabra de Dios.


SALMO         Sal 33, 2-9 (R.: 9a)

R. ¡Gusten y vean que bueno es el Señor!

Bendeciré al Señor en todo tiempo,

su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor:
que lo oigan los humildes y se alegren. R.
Glorifiquen conmigo al Señor,
alabemos su Nombre todos juntos.
Busqué al Señor: Él me respondió
y me libró de todos mis temores. R.
Miren hacia Él y quedarán resplandecientes,
y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor:
Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.
El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en Él se refugian! R.


ALELUIA     Jn 6, 51
Aleluia.

«Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
El que coma de este pan vivirá eternamente», dice el Señor.
Aleluia.



EVANGELIO
Yo soy el pan vivo bajado del cielo

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan        6, 41-51

     Los judíos murmuraban de Jesús, porque había dicho: «Yo soy el pan bajado del cielo». Y decían: «¿Acaso este no es Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo puede decir ahora: "Yo he bajado del cielo?"»
     Jesús tomó la palabra y les dijo:
     «No murmuren entre ustedes.
     Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y Yo lo resucitaré en el último día.
     Está escrito en el libro de los Profetas:
     "Todos serán instruidos por Dios".
     Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí.
     Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo Él ha visto al Padre.
     Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna.
     Yo soy el pan de Vida.
     Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron.
     Pero éste es el pan que desciende del cielo, para que aquél que lo coma no muera.
     Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
     El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que Yo daré es mi carne para la Vida del mundo».

     Palabra del Señor.



APORTES PARA LA CELEBRACIÓN


CREER EN JESÚS EL VERDADERO PAN
-El alimento de nuestro corazón-

RECURSO

  • Sugerimos comenzar realizando una dinámica, tratando de descifrar, de comprender, explicar con los chicos la frase: No toda comida es alimento y no todo alimento es comida”. (realizar un cartel grande con la frase).  
  • Después de conversar sobre la frase entera, analizar con más detenimiento la segunda proposición no todo alimento es comida”.
  • Completar verbalmente estas frases:
El pan que alimenta nuestra inteligencia para conocer más es el….  (estudio).
El pan que alimenta para ser un buen deportista es el…. (entrenamiento).
El pan que alimenta para ser un buen hijo es el…… (amor).
El pan que alimenta para ser un buen amigo es el…           (compañerismo, fidelidad).
El pan que alimenta para progresar en la vida es el… (esfuerzo)… el ……. (trabajo).
El pan que alimenta para ser un buen trabajador es la… (responsabilidad)
El pan que alimenta nuestro corazón para que podamos hacer las obras como Dios quiere es……. (Jesús)


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ Diálogo con los chicos: + ¿Qué sucedió recién? ¿Sobre qué estuvieron conversando?
Escuchar las repuestas.

+ En el Evangelio Jesús dice de manera cada vez más abierta que viene de Dios para ofrecer a todos un alimento que da vida eterna. Jesús dice: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”.

+ Presentamos la pregunta: “¿Cómo Jesús se hace alimento de nuestro corazón?

+ Para que una comida nos alimente tiene que ser nutritiva, tiene que tener vitaminas, proteínas, minerales etc. También tiene que ser la que necesitamos y no otra. Nos alimenta cuando la recibimos, la masticamos bien, hacemos la digestión, y a través de un proceso (si se quiere se puede entrar en más detalles y conseguir una lámina del proceso digestivo) pasa a formar parte de nuestro cuerpo.

+ Así también Jesús es alimento de nuestro corazón porque su palabra y su amor nos ayudan a ser cada día mejores y a sacar de nosotros lo más lindo que tenemos que es nuestra capacidad de amar y de poner amor en todo. El mundo necesita amor. Jesús se hace alimento de nuestro corazón cuando leemos y escuchamos su palabra, y le creemos, cuando rezamos lo que nos dijo y dejamos que despacito se vaya haciendo parte de nosotros y así, pensamos como pensaba Él, sentimos lo que sentía Él, buscamos lo que buscaba Él; sus palabras se hacen las nuestras y sus gestos  también. (también aquí podemos presentar una lámina en la que aparezca una silueta o figura humana, la palabra que entra por los oídos y la vista, llega a la cabeza y al corazón, y va a nuestras labios y a nuestras manos, y a toda nuestra vida)


ORACIÓN COLECTA

Papá bueno del cielo,
que tu cariño y alimento
fortalezcan nuestro corazón
para que podamos, cada día,
ser más parecidos a tu Hijo Jesús.
Él que vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios y Padre nuestro,
te ofrecemos pan y vino
y te pedimos que tu amor los conviertan
en el verdadero alimento de nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias Padre del cielo,
porque nos das el verdadero pan
que alimenta nuestra vida
y nos impulsa a ser misioneros de la alegría.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

VERSIÓN 2


Domingo 19 Durante el Año
Ciclo B

¡JESÚS ALIMENTA NUESTRO CORAZÓN!


PRIMERA LECTURA
Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso     4, 30-5, 2

     Hermanos:
     No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, que los ha marcado con un sello para el día de la redención.
     Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los insultos y toda clase de maldad.
     Por el contrario, sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.
     Traten de imitar a Dios, como hijos suyos muy queridos.
     Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios.

     Palabra de Dios.


SALMO         Sal 33, 2-9 (R.: 9a)
 
R. ¡Gusten y vean que bueno es el Señor!

Bendeciré al Señor en todo tiempo,
su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor:
que lo oigan los humildes y se alegren. R.
 
Glorifiquen conmigo al Señor,
alabemos su Nombre todos juntos.
Busqué al Señor: Él me respondió
y me libró de todos mis temores. R.
 
Miren hacia Él y quedarán resplandecientes,
y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor:
Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.
 
El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en Él se refugian! R.


ALELUIA     Jn 6, 51
Aleluia.
«Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
El que coma de este pan vivirá eternamente», dice el Señor.
Aleluia.



EVANGELIO
Yo soy el pan vivo bajado del cielo

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan        6, 41-51

     Los judíos murmuraban de Jesús, porque había dicho: «Yo soy el pan bajado del cielo». Y decían: «¿Acaso este no es Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo puede decir ahora: "Yo he bajado del cielo?"»
     Jesús tomó la palabra y les dijo:
     «No murmuren entre ustedes.
     Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y Yo lo resucitaré en el último día.
     Está escrito en el libro de los Profetas:
     "Todos serán instruidos por Dios".
     Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí.
     Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo Él ha visto al Padre.
     Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna.
     Yo soy el pan de Vida.
     Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron.
     Pero éste es el pan que desciende del cielo, para que aquél que lo coma no muera.
     Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
     El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que Yo daré es mi carne para la Vida del mundo».

     Palabra del Señor.



APORTES PARA LA CELEBRACIÓN


¡JESÚS ALIMENTA NUESTRO CORAZÓN!


RECURSO

Opción 1: Dramatización ¡LAS ALIMENTOS!

Opción 2: Explicar el Evangelio


Opción 1: Dramatización ¡LOS ALIMENTOS!

Materiales y Personajes

  • Dos animadores representarán a un prestigioso nutricionista y a un chef (aparecerán vestidos para la ocasión).
  • Será necesario tener una mesa y algunos paquetes de arroz, harina, también verduras, frutas, leche, carne, aceite, etc. Además carteles que indiquen la sustancia de la cual está compuesto el producto, por ejemplo Proteínas, Hidratos de carbono, Vitaminas, Grasa……
  • Se puede presentar  también una lámina de la pirámide de alimentación.


Idea

Descubrir con los chicos que debemos alimentarnos sanamente y además alimentar el corazón.


Dramatización

Elaborar un diálogo sencillo y ágil entre los dos animadores que representarán al nutricionista y al chef. Ellos están preocupados y comentan que ven a los chicos un poco débiles, sin fuerzas, como desnutridos y se preguntan qué hacer. Se les ocurre realizar un taller para chicos y explicarles qué y cómo se debe comer.

Elegir algunos chicos y acercarlos a una mesa con los alimentos. Serán los que realizarán el taller explicativo y educativo para conocer la pirámide de alimentos, qué y cómo comer.
Comentan que para vivir y crecer necesitamos alimentarnos. Cada uno de los alimentos nos aporta diferentes sustancias para nuestro desarrollo.

Les presento los siguientes elementos: los va mostrando, nombrando.
¿Qué nos aportan cada uno de ellos?................
Entonces, repasemos….tienen ……
Proteínas:  la carne,  los huevos, etc.
Hidratos de carbono:  el arroz, la harina, etc.,
Vitaminas: verdura, fruta, etc.
Lácteos: leche, queso, etc.
Grasa: aceite, etc.

Para que una comida nos alimente tiene que ser nutritiva, tiene que tener vitaminas, proteínas, grasas etc. Tiene que ser la que necesitamos. Y nos alimenta cuando la hacemos con serenidad, sin apurarnos, tomándonos un tiempo para masticar bien, hacer la digestión y así poder asimilar los alimentos y los nutrientes que tienen.

Fin.


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ Recordemos que el evangelio escuchado, es la continuación -luego de una breve omisión-, de lo que se ha proclamado el domingo pasado. Los judíos pedían un milagro a Jesús como lo había hecho Moisés cuando los alimentó en el desierto con el maná. Jesús les respondió que el verdadero pan bajado del cielo era Él mismo.

+ ¿Qué cosas hay aquí? (señalando la mesa con los alimentos del recurso previo).
- Pero qué interesante, no pude evitar escuchar el taller de nuestros amigos: ¡¡Los felicito!! ¡¡Gracias por cuidarnos y querer que tengamos una vida sana!!! Pero, ¿saben? yo también tengo alimentos muy buenos para ofrecerles y que no nos pueden faltar.

Diálogo con los chicos:

+ Una pregunta ¿Cómo alimentamos nuestro espíritu, nuestro corazón? ¿Cómo crece nuestra vida interior? ¿Cómo podemos cuidarla y hacer que esté sana y vigorosa?

+ Jesús nos dice en su Palabra: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente”

+ Los seguidores de Jesús necesitamos alimentar nuestro corazón de un modo diferente. Él es nuestro alimento.

®    Nos alimenta con su palabra: cuando leemos y escuchamos su Palabra que nos trasforma interiormente.
®    Nos alimenta cuando nos reunimos: allí compartimos la vida de fe con otras personas.
®    Nos alimenta cuando somos solidarios: porque dando se recibe mucho más.
®    Nos alimenta cuando rezamos: porque despacito nuestro corazón se va pareciendo al de Jesús, pensamos como Él pensaba, sentimos lo que Él sentía, buscamos lo que Él buscaba; sus palabras y gestos comienzan a ser los nuestros.
®    Nos alimenta cuando celebramos la misa y recibimos la Eucaristía “Comunión”: allí Jesús es alimento de nuestro corazón porque su palabra y su amor nos ayudan a ser cada día mejores y a sacar de nosotros lo más lindo que tenemos, que es nuestra capacidad de amar y de poner amor en todo.



ACTO PENITENCIAL

 

Luego de cada monición se puede cantar: “Hoy te pedimos perdón” o “Papá del cielo”: www.vicarianiños.org.ar

+ Porque siempre nos alimentas con tu pan de Vida. Te cantamos… o bien Señor, ten piedad.

+ Porque siempre nos guías hacia al Padre. Te cantamos… o bien Cristo, ten piedad.

+  Porque siempre nos invitas a seguir tu ejemplo. Te cantamos… o bien Señor, ten piedad.


ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada intención respondemos: SEÑOR ESCÚCHANOS

1. Por el Papa Francisco, nuestro Arzobispo Mario y todos los sacerdotes para que sean fieles al amor de Dios. Oremos.

2. Por todos los trabajan por la paz y la solidaridad en el mundo. Oremos.

3. Por los que carecen de alimentos y de una vivienda digna. Oremos.

4. Por todos nosotros para que tengamos salud y fortaleza espiritual. Oremos.


ORACIÓN COLECTA

Papá bueno del cielo,
que tu cariño y alimento
fortalezcan nuestro corazón
para que podamos, cada día,
ser más parecidos a tu Hijo Jesús.
Él que vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios y Padre nuestro,
te ofrecemos pan y vino
y te pedimos que tu amor los conviertan
en el verdadero alimento de nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias Padre del cielo,
porque nos das el verdadero pan
que alimenta nuestra vida
y nos impulsa a ser misioneros de la alegría.
Por Jesucristo, nuestro Señor.