12 junio 2018

Domingo 17 junio: Moniciones 1

Inicial.

Cada domingo nos reunimos como creyentes en Cristo, para celebrar juntos la Eucaristía.

Hoy, el Señor nos dirá que el Reino de Dios no viene prefabricado del cielo, sino que es sembrado por manos humanas en nombre de Dios, y tendrá una larga historia de crecimiento. También nos hará ver que, desde la pequeñez de una semilla, Dios hace crecer cosas grandes.

Desde nuestra pequeñez, queremos transformar el mundo que nos rodea, con un trabajo constante y paciente y pidiendo que el Espíritu de Dios nos guíe y empuje.

Primera Lectura.

Por la alegoría de un cedro que muere y otro que crece fuerte, habla el profeta del hundimiento de la nación y del renacer mesiánico. Dios mismo restablecerá la dinastía de David en Jerusalén.


Segunda Lectura.

San Pablo nos dirá que el cristiano es el hombre de la esperanza. Una esperanza depositada sin reservas en Jesucristo, que ha inaugurado una vida nueva con su resurrección y que nos la garantiza a nosotros si le seguimos fielmente.

Evangelio.

Vamos a escuchar en el Evangelio dos pequeñas parábolas, que nos hablan de la gratuidad silenciosa y eficaz de Dios. En la primera nos hace ver que hay una mano invisible que cuida de la semilla y vela por su crecimiento. En la segunda pone el acento en el pequeño tamaño de la semilla y el frondoso árbol en que se transforma.
Puesto de pie, cantamos aleluya.