¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

13 mayo 2017

María, del pueblo

Resultado de imagen de virgen maría
Palabra de Dios
Flp 2, 5-11: Se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos.
Jn 2, 1-12: Hubo una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí.
Lc 1, 16-38: Envió Dios a Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret.
Mt 25, 31-46: Jesús se identifica con los más pobres.
Lc 4, 16-30: Dar la Buena Noticia a los pobres, misión de Jesús.
Lc 7, 18-23: Dar la Buena Noticia a los pobres, señal mesiánica.
Texto antológico
“¿Qué significaba para María ser del pueblo de Dios? Significaba ser del pueblo pobre y vivir sus problemas.
María era del pueblo pobre no como quien baja de un alto trono para dar una pequeña ayuda o limosna a los pobres cuitados que están abajo.

Era del pueblo porque vivía la misma vida de todos. No era rica ni poderosa (cf Lc 1,52-53), sino pobre; casada con un muchacho pobre, José, emigrante o hijo de emigrantes. Tenía un hijo pobre, Jesús, que carecía hasta de un hogar donde reclinar la cabeza (cf Lc 9,58). Para unos pobres como ellos no había lugar en las posadas y sólo disponían de los abrigados de animales, las grutas y chozas (cf Lc 2,7).
Pero hay pobres que, a pesar de serlo, están del lado de los ricos y poderosos, despreciando a sus compañeros. María no era así. Su cántico en casa de Isabel muestra muy bien de qué lado quiso quedarse: del lado de los humildes (Lc 1,52), de los que pasan hambre (Lc 1,53), de los que temen a Dios (Lc 1,50). Además, se despegó claramente de los orgullosos (Lc 1,51), de los poderosos (Lc 1,52) y de los ricos (Lc 1,53). Para María, ser del pueblo de Dios significaba vivir una vida pobre y asumir la causa de los pobres, que es la causa de la justicia y de la liberación.
Estas cosas pueden chocar a los ricos y a los poderosos, que gustan de ir tras las andas de Nuestra Señora, llevadas por el pueblo humilde. Pero ésta es la verdad. Si alguien no lo cree, dé una ojeada al cántico de María (Lc 1,46-55).
Por fin, María era del pueblo porque llevaba en sí misma la esperanza de todos, la misma fe y el mismo amor. Todo el pasado desde Abrahán, corría por su sangre y la empujaba a actuar (cf Lc 1,54-55)”.
Carlos Mesters
“Y el Verbo se hizo clase.
En el vientre de María,Dios se hizo hombre.Y en el taller de José,Dios se hizo también clase”.
Pedro Casaldáliga
Reflexión
Que Jesús, María y José pertenecieron históricamente al estrato social de los pobres en Palestina es algo sabido y comprobado. Dios se encarnó en el mundo de los pobres. La Palabra de Dios se hizo carne y se hizo pobreza. Desde entonces, la carne y la pobreza son vehículos portadores del mensaje de Dios.
Dios no guardó en Jesús una actitud hacia los pobres simplemente preferencial, benéfica, asistencial o paternalista… Dios se hizo pobre. Se encarnó en su mundo. No cualquier forma de relación con los pobres es cristiana.
María participó de la vida del pueblo. Es decir: se despegó claramente de los intereses de los ricos y de los orgullosos, supo entrever contemplativamente la acción de Dios en favor de los pobres en los hechos de la vida diaria, asumió la causa de los pobres, que es la causa de la justicia y de la liberación; gritó entusiasmada reclamando la liberación de los pobres.
Esta actitud de María, y más aún la de Jesús, escandalizaron a los ricos y poderosos, y a los bienpensantes y religiosos del tiempo, que tenían a Dios secuestrado a su favor. De ahí provino la cruz que cargaron a Jesús. Todo ello se sigue repitiendo hoy día siempre que el cristiano sigue los pasos de Jesús y de María en la opción por el MARIA, MODELO pueblo, por los pobres, las mayorías pobres y oprimidas de nuestro planeta.
Examen
  • ¿Tenemos todavía sobre la pobreza y sobre el pueblo de Dios una idea solamente espiritual?
  • ¿Adoptamos todavía, consciente o inconscientemente, actitudes paternalistas?
  • ¿Cuál es nuestro lugar social, desde dónde leemos la realidad, desde qué intereses interpretamos el evangelio?
  • ¿Podemos decir honradamente que nos sentimos compañeros de la esperanza de los pobres de la tierra que luchan por la liberación?
  • ¿Tenemos miedo a la cruz, al qué dirán, al escándalo de los bienpensantes ante el compromiso decidido a favor de los pobres?
  • ¿A favor de quién juega el peso social de mi vida, mi persona, trabajo, puesto, influjo social?…
Conversión
  • Hacer nuestra la opción eclesial por los pobres.
  • Definirnos ideológica y vivencialmente siempre del lado de los más pobres.
Invocación
  • Santa María, mujer del pueblo de los pobres…
  • …danos un corazón de pobres para luchar con la
Oración
Dios, Padre nuestro, que en Jesús nos has mostrado el camino que hemos de seguir para llegar hasta ti: camino de pobreza, de despojamiento y de encarnación en el pueblo. Haz que, como María, también nosotros sigamos fiel y valerosamente ese camino de seguimiento de Jesús.
Cantos sugeridos
“Madre del pueblo”, de E. V. Mateu, en Madre del pueblo.
“Hija del pueblo”, de A. Taulé, en Dios te salve, María.