21 marzo 2017

IV Domingo de Cuaresma: Moniciones 1


Resultado de imagen de IV Domingo Cuaresma A

Inicial.   

En nuestro camino hacia la Pascua, hoy la liturgia nos invita a la alegría, quizás porque en medio de la Cuaresma, vemos ya próximas en el horizonte las fiestas pascuales.

Las lecturas nos van a hablar de luz. Luz para descubrir a Dios en nuestra vida y luz que los cristianos debemos ser para el mundo. Vamos a pedir en esta Eucaristía que Dios aleje de nosotros la tiniebla, para poder contemplar el mundo con ojos limpios y luminosos, y que esa luz llegue también a nuestro corazón e ilumine nuestros sentimientos y nuestro obrar.


Primera Lectura.         

El Señor nos dice por boca de su enviado, que el hombre mira las apariencias, pero Dios mira el corazón. Escuchamos cómo fue elegido y ungido David como rey, tan decisivo en la historia de Israel.

Segunda Lectura.         
     
San Pablo nos recuerda que, por el bautismo hemos pasado de las tinieblas a la luz, y que, caminando como hijos de la luz, nuestros frutos han de ser la bondad, la justicia y la verdad.

Evangelio.        

No hay ciego mayor que el que no quiere ver. Jesús se presenta ante nosotros y se nos acerca como se acercó al ciego de nacimiento. Dejemos que cure nuestra ceguera y podamos así ser luz y guía para otros. 
Aclamamos al Evangelio puesto de pie.