¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

15 febrero 2017

Domingo 19 febrero: Liturgia 1


Resultado de imagen de liturgia

DOMINGO 19 DE FEBRERO DE 2017        
DOMINGO 7º DEL TIEMPO ORDINARIO

PREPARACIÓN: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el domingo séptimo del tiempo durante el año, y lo hacemos reuniéndonos en comunidad para celebrar la fiesta de nuestra vida: la Santa Misa, el sacramento del amor, de la unificación, que supera todas las hostilidades humanas.

AMBIENTACIÓN: 
Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

El Señor nos manifiesta hoy, que Cristo ha venido a llevar la Ley a su perfección, exhortándonos a cada uno de los que queremos ser sus discípulos, a esa perfección que nace del amor, de ese amor universal que llega a todos los hombres, y el Señor nos pide que seamos con nuestros actos, con nuestra vida, ejemplos de amor, de bondad, de misericordia y de perdón.


1ª. LECTURA:  (Lv 19, 1-2. 17-18)     (Ver texto)

En este texto, el precepto del Señor contradice las costumbres existentes en Israel: se trata de odiar al pecado, pero amar al pecador.

SALMO RESP.:      (102, 1-4. 8. 10. 12-13)    (Ver texto)

                    R.   El Señor es bondadoso y compasivo.

2ª. LECTURA:     (1 Co 316-23)     (Ver texto)

San Pablo exhorta a la comunidad de Corinto, y en ella a todos nosotros: el cristiano no puede ya vivir como antes, ya que el cristiano es de Cristo, y Cristo es de Dios.

EVANGELIO:    (Mt 5, 38-48)    (Ver texto)

Escuchemos a Jesús, que hoy nos manifiesta la característica del cristiano, que lo distingue de los publicanos y de los gentiles: la actitud de perdón y de amor al prójimo.

ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Sabiendo que nuestro Padre del Cielo es bondadoso y compasivo, dirijámosle ahora nuestra súplica humilde y confiada.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"SEÑOR, ESCUCHA NUESTRA ORACIÓN"

v Padre, te pedimos por la Iglesia y el Papa Francisco, para que todos los hombres escuchemos su ferviente llamada al amor universal, oremos...

v Padre, te pedimos por nuestra Iglesia diocesana, para que todos los que la formamos vivamos una auténtica fraternidad con todos los hombres, sin exclusiones, oremos...

v Padre, te pedimos por todos los que habitamos esta nación, para que dejando de lado nuestros rencores y divisiones, podamos construir verdaderamente la civilización del amor, oremos...

v Padre, te pedimos por los más pobres, los explotados y los injustamente marginados, para que encuentren en nosotros una auténtica caridad fraterna, oremos...

v Padre, te pedimos por nuestra comunidad, para que demos testimonio con nuestra vidas de tu amor, y de búsqueda de la perfección que nos pides, oremos....

CELEBRANTE:

Señor, Dios nuestro, que haces caer la lluvia sobre justos e injustos, junto a estas necesidades te pedimos que nos ayudes, con tu Santo Espíritu a tener estas mismas actitudes con todos nuestros hermanos, para que así podamos alcanzar la perfección que Tú nos pides. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Al presentar nuestra ofrenda sobre el altar, es necesario que también le presentemos a Dios, un corazón siempre dispuesta a perdonar.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

DIÁLOGO DEL PREFACIO:
Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Jesús es el Sacramento de la Nueva Alianza que Dios ha establecido con nosotros; alianza de amor por la que ahora, todos unidos, damos gracias.

COMUNIÓN:

Este misterio eucarístico, del que ahora vamos a participar, exige y estimula la reconciliación; por eso, es indispensable que el amor reine en nuestro corazón, antes de recibir el Cuerpo del Señor.

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado, pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:


Es necesario que en nuestras vidas reine un amor activo: no bastan los sentimientos ni las palabras; es necesario hacer el bien como nuestro Padre del Cielo que, sin discriminación, hace salir el sol sobre buenos y malos..