¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

25 enero 2017

El catequista ES catequista

Ser catequista significa dar testimonio de la fe; ser coherente en la propia vida. Y esto no es fácil. ¡No es fácil! Ayudamos, guiamos al encuentro con Jesús con las palabras y 
con la vida, con el testimonio. Es bueno recordar lo que San Francisco de Asís decía a sus frailes: «Predicad siempre el Evangelio y, si fuese necesario, también con las palabras». Las palabras vienen… pero antes el testimonio: que la gente vea en nuestra vida el Evangelio, que pueda «leer en nosotros» el Evangelio. Y «ser» catequistas requiere amor, amor cada vez más intenso a Cristo, amor a su pueblo santo. Y este amor no se compra en las tiendas. ¡Este amor viene de Cristo! ¡Es un regalo de Cristo! Y si viene de Cristo, sale de Cristo y nosotros tenemos que caminar desde Cristo, desde este amor que Él nos da.

El catequista es un discípulo del Señor
El catequista no es un profesor que enseña una materia más, es un apóstol de la Nueva Evangelización que tiene que ser consciente de que su labor no tiene que ver con la mera transmisión de una información teórica sino con el ejemplo y demostración de una experiencia vital de fe.
El ejemplo perfecto para entender cómo debe de ser un catequista lo encontramos en los antiguos maestros del oriente, quienes enseñaban a viv
ir de acuerdo al plan divino; de esta manera facilitaban la búsqueda de la propia vocación y el encuentro de sentido de la vida.
En la antigua sociedad hebrea el maestro llegaba a ser más importante que los padres porque los hebreos buscaban saber vivir y los maestros mostraban y demostraban ese «saber vivir» con su propio estilo de vida, que era lo que realmente enseñaban. La reputación y autoridad de un maestro se la proporcionaba su propia coherencia de vida e invitaba a sus alumnos a seguirla e imitarla.
Jesús «Maestro» también es un maestro de Israel que enseña a sus discípulos a vivir; sin embargo, Jesús es único, es el Hijo de Dios, y tiene un estilo de vida con unas características únicas que sus discípulos deben tener siempre presente:

Antiguos maestros:
– Los discípulos tenían el derecho de seleccionar al maestro que más les convenciera y conviniera.
– El discipulado era tomado solo temporalmente.
– Los discípulos entraban al servicio del maestro casi de la misma forma que un esclavo servía a su amo.
– Los niños y mujeres no eran considerados aptos para el discipulado.
– Los seguidores de un ilustre maestro gozaban de fama y autoridad ante el pueblo.

Jesús Maestro:
– Jesús escogía personalmente a cada uno de sus seguidores.
– Los discípulos de Jesús lo siguen toda la vida.
– Jesús los llama amigos.
– Jesús pide que los niños se acerquen a él y un grupo de mujeres lo siguen para aprender a vivir su vida.
– Los seguidores de Jesús se encuentran con problemas, persecuciones y calum nias.

Así pues, un catequista debe poseer un formación sólida y estar formándose permanentemente para perseverar en el camino de santidad; pero sobre todo debe tener siempre presente la esencia de lo que realmente es: un discípulo del Señor.