24 enero 2017

Domingo 29 enero: Moniciones 1


Resultado de imagen de moniciones

Inicial.   

El Señor nos reúne de nuevo en torno al altar, para recordarnos cuál debe ser el programa de vida del que quiera seguirle, que es el mismo que pronunció al iniciar su misión, ante la multitud que se agolpaba en la montaña: las Bienaventuranzas.

Iniciamos este encuentro disponiendo nuestro corazón para acoger su Palabra, compartir su mesa y dejarnos transformar por el Espíritu, para salir de nuevo a la vida con un talante renovado, para que Dios pueda llamarnos un día bienaventurados.


Primera Lectura.         

El profeta nos dice que el pueblo de Dios se distingue por la humildad y la pobreza, está naciendo siempre en los humildes, en los sencillos que confían en el Señor.

Segunda Lectura.         
     
San Pablo recuerda a los cristianos de Corinto que no es casualidad que entre ellos no abunden los sabios y poderosos. Es por el deseo especial que Dios tiene de estar cerca de los que más lo necesitan.

Evangelio.        

Nos disponemos a escuchar en el Evangelio el relato de las Bienaventuranzas. Son parte central de la enseñanza de Jesús y anuncio de quiénes son los preferidos de Dios.            
Puestos de pie cantamos aleluya.