¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

07 diciembre 2016

III Domingo de Adviento: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?


Resultado de imagen de III Domingo de adviento

Juan, que oyó en la cárcel las obras de Jesús, envió a sus discípulos a preguntarle: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?».
Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia el evangelio a los pobres: ¡dichoso el que no se escandalice de mí!».
Cuando se fueron, Jesús comenzó a hablar de Juan a las gentes: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña movida por el viento? ¿Pues qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido lujosamente? Los que visten lujosamente están en los palacios de los reyes. ¿Entonces, qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os lo digo; y más que un profeta. Él es de quien está escrito: Yo envío delante de ti a mi mensajero para que te prepare el camino. Os aseguro que no hay hombre alguno más grande que Juan Bautista, pero el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él.

Mateo 11, 2-11

ORACIÓN
Gracias, Señor Jesús, por tu claridad,
por tu elocuencia tan concreta
y por nada del mundo teórica.
Gracias por tu vida, por tus gestos
tan expresivos del ser de Dios.
De alguna manera nos estás diciendo
que donde hay misericordia,
solidaridad, ayuda, amor…
allí está Dios.
Tal ves nosotros, como Tú hiciste,
deberíamos ir más al grano,
apoyarnos más en los hechos,
hacer lo que Tú hacías
según nuestras posibilidades
para demostrar al mundo
que tu camino
es el verdadero,
que Tú eres el enviado de Dios Padre. que Tú eres el Hijo de Dios.
Ayúdanos a ser, como Tú,
manifestación del amor de Dios.
Juan Bautista acaba en la cárcel por ser fiel al Señor. Y Juan Bautista, desde la cárcel, sigue con su misión: preparar el camino a Jesús, decirle a todo el mundo que el Hijo de Dios va a venir.
Él es como el Adviento: nos va preparando para la venida del Señor. Nos dice que estemos preparados. Y tenemos que darnos cuenta de la valentía de Juan Bautista, que esá dispuesto a pasar por todo, inluso por la cárcel, por ser fiel a la misión que Dios le encomienda.
Tenemos que aprovechar este tiempo de Adviento, porque la Navidad es algo muy grande. No podemos vivir la Navidad como unos días de vacaciones o como un tiempo donde no tenemos deberes o cosas así. Y el Adviento sirve para darnos cuenta de que viene el Hijo de Dios, ni más ni menos.