¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

06 noviembre 2016

La oración del Árbol… ¿La conoces? De Claudio de Castro


Resultado de imagen de ÁRBOL DE LA VIDA

En cierta ocasión paseaba con mi esposa Vida y hacíamos algunos mandados para la casa,  cuando de pronto miró un árbol frondoso y me dijo:
“Anoche leí sobre esta religiosa que solía rezarle a Dios de una forma curiosa…. Caminaba por los bosques, miraba un árbol parecido a éste y rezaba así: “Bendice Señor a todas las personas que puedas, tantas como hojas tiene este árbol”.
Y así seguía caminando,  miraba otro árbol y rezaba igual:

“Bendice Señor a tantas personas como hojas tiene este árbol”.

Lo mismo podría usarse para decir: “Bendice Señor a tantas personas como autos circulan en este momento por nuestras calles….” O… usar los autos que están ahora mismo en este congestionamiento vehicular. “Bendice a todos los que están conduciendo. Concédeles  sus sueños. Líbralos de las inquietudes, otórgales sabiduría, dales amor para que amen a sus semejantes”.


Y es  que la vida suele  ser un poco difícil, lo sé bien yo. Soy un padre de 4 hijos, Cada día debo ver cómo logro sacar adelante a mi familia,  no tengo un trabajo fijo, escribo, vendo mis libritos, trato de llevar esperanza. Y no siempre es lo más sencillo, lo más cómodo o fácil de hacer. Me cuesta mucho.

Normalmente cuando llegan estos momentos tan difíciles, de incertidumbre, de oscuridad, en los que no percibo la presencia de Dios, corro al sagrario.

No voy… corro, a ver a Jesús y me postro ante Él y le pido misericordia, clemencia, amor, sabiduría, humildad, paciencia.

Sé que Él prodiga todos los bienes, sé que está allí por nosotros, sé que Él me mira y sonríe complacido cada vez que voy. Así que aprovecho y pido por ti, que me estás leyendo en este momento, pido por mí y por mi familia. Por los que están allí alrededor mío con alguna inquietud, con algún dolor en el alma. Pido mucho por ellos.

Rezar de esta forma, como me enseñó mi esposa Vida, me ha ayudado mucho a mí, a comprender ciertas cosas.  Que debemos rezar los unos por los otros. Es una expresión de amor. Rezar por el otro es amarlo. Es una forma de  demostrar que amas. Rezar por tu enemigo es una forma de demostrar que lo has perdonado y lo amas.

Esta bella oración la puedes hacer a diario.

En este momento estoy detenido esperando que circulen los autos frente a mí. Y hay una gran cantidad de árboles que estoy viendo desde el auto. Y voy a escoger al más grande, el más frondoso.

“Señor, te pido que bendigas a todos mis lectores, cuantas hojas tenga este hermoso árbol frondoso que Tú creaste para nosotros. Amén”.

El Señor te bendiga y te guarde. Te muestre siempre Su misericordia, querido lector.

 Visita su Blog: Pincha AQUÍ