¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

30 noviembre 2016

II Domingo de Adviento: "TODOS VERÁN LA SALVACIÓN DE DIOS"


Resultado de imagen de II Domingo de Adviento: 4 diciembre 2016

Por aquellos días apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea y diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de Dios». Éste es aquel que el profeta Isaías había anunciado cuando dijo: Voz que grita en el desierto: Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos. Juan tenía un vestido de pelo de camello y un cinturón de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Acudían a él de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región del Jordán; ellos confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.
Al ver venir a su bautismo a muchos de los fariseos y saduceos, les dijo: «Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira que os amenaza? Dad frutos dignos de conversión, y no os ilusionéis con decir en vuestro interior: Tenemos por padre a Abrahán, porque os digo que Dios puede suscitar hijos a Abrahán hasta de estas piedras. Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego. Yo os bautizo en agua para que os arrepintáis; pero el que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y yo no soy digno de descalzarle las sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. Tiene en su mano el bieldo, limpiará su era y recogerá su trigo en el granero; pero quemará la paja con fuego que no se apaga nunca».

Lucas 3, 1-6

ORACIÓN
Padre, nos hablas al corazón,
en vivo en la oración
y a través de otros hermanos
que disfrutan de una comunicación
más intensa contigo.
Nos recuerdas que no nos quieres
fariseos, presuntuosos, seguros,
que nos quieres frágiles y disponibles, entregados y libres al mismo
tiempo,
dispuestos a vivir a tu amorosa manera, construyendo relaciones de
igualdad,
atentos a todo aquello
que le ocurre al otro.
Y, sobre todo, nos invitas
a vivir comprometidos en transformar
este mundo nuestro
en esa tierra nueva
donde todas las personas nos tratemos como hermanos.