¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

29 noviembre 2016

II Domingo de Adviento: Iluminando el camino


Resultado de imagen de Preparen el camino, Jesús llega

Recursos Litúrgicos de Adviento 2016: Iluminando el camino…

Segundo Domingo de Adviento, 4 de diciembre de 2016
Iluminando el Camino hacia... una Esperanza  confusa

Lecturas sugeridas:        Isaías 11:1-10 y Mateo 3:1-12

Letanía para la Corona de Adviento:
La esperanza, parece, confusa.

nos sentamos sin palabras
rascándonos nuestras cabezas
preguntándonos cuándo será cada vez  
mejor la vida.

un profeta aparece  
y ve algo que nosotros no hemos visto
en nuestra incertidumbre –
una sesión,
una rama,
una Palabra,
creciendo en nosotros.

ven, Cristo, ven


danos un espíritu de descanso,
sabiduría, entendimiento,
Fortaleza, admiración y deleite.

condúcenos, y acercanos
cada vez más a ti,
el camino ante nosotros está empapado
con las aguas de la nueva y ardiente
vida con el nuevo nacimiento.

hacer lo que esta confuso,
conocido.

mientras encendemos esta vela por la esperanza,
ilumina nuestro camino.

Oración para la Comunión:
¡Glorifiquemos a Dios!
Nuestro Dios es digno de toda gloria.
Dios impresionante, te agradecemos por tu justicia en la labor con nosotros.
Te agradecemos por tu justicia en el trabajo a través de nosotros.
Te agradecemos por tu Misericordia obrando a nuestro alrededor.
En ti, ponemos nuestra esperanza.
Para ti, toda nuestra alabanza.

Dios de justicia, toca estos elementos y transformales en el pan de la justicia y la copa de la misericordia. Que estos dones nutran nuestra esperanza. Amén.

Te agradecemos, Dios misericordioso, por esta comida sagrada. Que tu Espíritu nos guíe a partir de ahora, dándonos fuerza para llevar tu esperanza al mundo. Amén.


Oración de Adviento:
Más que nada, tú eres la esperanza, oh Dios.
Tu esperanza es como el pasto que crece por doquier.
Cuando la tierra es estéril, de repende, de la nada, surge el pasto.
Tú eres nuestro pasto.  
Cuando no podemos ver el horizonte, cuando no tenemos sueños, cuadno la injusticia parece prevalecer, tú nos siembras, oh Esperanza,

Y podemos seguir nuestras jornadas sabiendo que en medio de la niebla, la esperanza se acerca. Amén.