¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

23 noviembre 2016

I Domingo de Adviento: Oración de los Fieles 4

Resultado de imagen de adviento
Hemos escuchado la Palabra del Señor. Él escucha ahora nuestras voces y las voces del mundo y de la Iglesia que peregrina, entre gozos y zozobras, a la búsqueda de una Luz que oriente sus pasos y le devuelva la dignidad perdida. Respondamos:
ENVÍANOS, SEÑOR, LA LUZ DE TU VERDAD
• Por la Iglesia Universal. Haz, Señor, que tu Iglesia sea hoy, en medio de quienes viven en las tinieblas y el cansancio, un ventanal de luz clara y brillante que ayude a redescubrir a la Humanidad un deseo de trabajar por la Paz y la Justicia, instrumentos esenciales para construir un mundo nuevo y una tierra nueva. Oremos.
• Por quienes tienen en sus manos los destinos de los pueblos. Haz, Señor, que los gobernantes fomenten en los ciudadanos de los que son responsables, espacios nuevos en los que crezca la ilusión, la esperanza y el futuro; y que lo hagan con un profundo respeto a la dignidad de todos y cada uno de sus hermanos. Oremos.

• Por quienes sufren. Haz, Señor, que quienes están abatidos por el cansancio, el tedio, la desilusión, el fracaso, el egoísmo y el miedo, encuentren en todos nosotros una luz de esperanza. Dales fuerzas para “volver a empezar” para que sientan en sus vidas el gozo de tu Luz. Oremos.
• Por quienes luchan pero se desesperan. Haz, Señor, que todos aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que luchan cada día por la Paz y la Justicia, no se vean zarandeados por el cansancio. Dales fuerzas, reaviva en ellos el don de tu Luz y sostén sus esfuerzos y tareas. Oremos.
• Por los difuntos. Haz , Señor, que quienes cada día mueren víctimas del odio y de la oscuridad que ciega el corazón de la Humanidad, encuentren la Luz plena y que su memoria sea para quienes aún peregrinamos en este mundo, una semilla de eternidad. Oremos.
Danos,  Señor, la fuerza de tu Palabra, para ponernos en camino en este tiempo del Adviento.